ÁCIDO HIALURÓNICO EN GINECOLOGÍA ESTÉTICA

El ácido hialurónico es un polisacárido presente en nuestro organismo y en el de otros muchos seres vivos que tiene como propiedad fundamental retener grandes cantidades de agua.

Esa enorme capacidad para retener agua hace que tenga un uso muy extendido en medicina estética, especialidad en la que se utiliza para hidratar, regenerar y dar volumen a la piel.

Con estas premisas ha llegado su uso a la ginecología, y no solo para un uso estético como cuando se usa para hidratar o dar volumen a los labios mayores, sino también para regenerar y mejorar la funcionalidad genital femenina en muchos casos de patología vaginal.

 

¿Podría ser para mí?

Tarde o temprano, a lo largo de nuestra vida, las mujeres acabamos teniendo una serie de necesidades a nivel ginecológico para las que, por fin hoy, existen soluciones. El ácido hialurónico es una de ellas.

Son muchas las indicaciones del ácido hialurónico en ginecología, y por tanto, muchas las mujeres que se podrían ver beneficiadas con sus tratamientos:

  1. Atrofia vaginal que generalmente ocurre con la llegada de la menopausia y que a tantas mujeres resta calidad de vida haciendo que sus relaciones sexuales sean dolorosas, y por ello escasas o incluso inexistentes, minando así tantas relaciones de pareja
  2. Sequedad vaginal asociada a la atrofia vaginal o no, pues cada vez más mujeres la sufren como consecuencia de diversos tratamientos sobre todo hormonales
  3. Picor vaginal y vulvar generalmente ocasionado por la sequedad aunque también por diferentes dermatitis o dermatosis genitales
  4. Infecciones urinarias de repetición durante la menopausia que suelen ser formar parte de lo que hoy se llama síndrome urogenital de la menopausia
  5. Dolor en cicatrices como por ejemplo la de la episiotomía consecuencia de una fibrosis y con ello endurecimiento de la piel, que se beneficiará tanto del despegamiento por hidratación como del estímulo de la producción de nuevo colágeno que estimula el ácido hialurónico en su degradación por las hialuronidasas
  6. Molestias ocasionadas por un exceso de tamaño de labios menores que puede tratarse aumentando el volumen de los labios mayores con ácido hialurónico, siendo una alternativa no quirúrgica a la labioplastia de reducción de labios menores, o un paso previo para valorar la indicación de la cirugía
  7. Atrofia de labios mayores que sucede con el paso de los años como en el resto de la piel, especialmente con la menopausia, pero que en genitales femeninos además deja al descubierto labios menores y vagina agravando con ello la sequedad ya existente en estas mucosas
  8. Deseo estético de mayor volumen en labios mayores. A veces una característica de nuestra anatomía que no nos gusta puede llegar a afectarnos psicológicamente, y en el caso de la zona que nos ocupa, llegar a interferir en nuestra actitud en la esfera sexual.
  9. Deseo estético de elevar dando volumen a cicatrices invaginadas, duelan o no
  10. Deseo de mejorar las sensaciones vaginales durante el coito mediante, no solo la proyección del controvertido punto G cuya existencia fehaciente aún nadie ha demostrado, sino mediante el simple aumento del volumen de las paredes vaginales con el ácido hialurónico que sin duda aumenta la superficie de rozamiento con el pene durante el coito

 

En qué consiste

Como todos los tratamientos con ácido hialurónico consiste en la infiltración del mismo en la zona que queramos tratar, mucosa vaginal, dermis o tejido celular subcutáneo dependiendo de la finalidad con que se haga.

Es un acto médico que se hace en consulta, que dura entre 20 y 30 minutos, y que está exento de riesgos en manos de un especialista en ginecología estética.

 

Y ¿duele?

En absoluto, siempre que se tome la precaución de aplicar durante el tiempo necesario y con la suficiente antelación una anestesia tópica adecuada para esta zona.

 

Cuánto duran los efectos

Los efectos duran el tiempo que el ácido hialurónico permanece en el cuerpo, cosa que depende de la degradación del mismo por nuestras hialuronidasas, las enzimas que lo fraccionan, y que en rasgos generales oscila entre uno y dos años.

 

Grandezas del ácido hialurónico

Hoy se sabe que esta degradación del ácido hialurónico es la responsable de la bioestimulación que ocasionan los tratamientos con él, ya que sus cadenas cortas una vez fraccionado son las que son capaces de estimular la producción de colágeno en el fibroblasto, la célula noble del tejido conectivo.

Lo más novedoso en el campo del ácido hialurónico son las últimas evidencias que afirman que la zona que ha sido tratada con el mismo ya no vuelve al estado previo al tratamiento. Se cree que esto es debido a que es capaz, ya sea por sí mismo o por alguno de sus productos de degradación, de activar las células madre quiescentes o “dormidas” que sabemos que hay en todo tejido, lo que actualmente está en proceso de investigación.

 

En resumen,

Muchas son las mujeres que podrían verse beneficiadas de un tratamiento con ácido hialurónico a nivel ginecológico pues sus usos y beneficios son muy versátiles.

Y las que no lo son hoy pueden serlo mañana, pues si por algo se caracteriza la vida ginecológica de una mujer es por los grandes cambios evolutivos a lo largo de su vida reproductiva.

La gran cuestión en esta materia es la información, que la mujer pierda el miedo a preguntar y que las fuentes consultadas dispongan de respuestas científicas y de calidad.

En Artemédica estamos para eso.

No dudes en consultarnos.

 

Dra. Montserrat Albarrán

Médico Especialista en Ginecología y Obstetricia
y Ginecología Estética Funcional y Regenerativa

Nº. Col. 30/28/49454

 



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR