La fimosis es la estrechez en la apertura del prepucio, que impide su retracción completa y con ello que se pueda descubrir el glande por completo. Ello va a condicionar tanto la higiene como las relaciones sexuales, y va a tener como consecuencias, un mayor riesgo de infecciones en el glande (balanitis), infecciones de orina, sangrado y dolor al mantener relaciones, e incluso una mayor probabilidad de cáncer de pene.

 

Por todo ello se recomienda siempre su tratamiento.

 

Tratamiento

El tratamiento es la circuncisión, una cirugía sencilla en manos expertas, en la que se extirpa piel del prepucio.

Muy frecuente en niños en los que se ha originado como una anomalía del desarrollo,, también es frecuente en varones adultos en los que la piel del prepucio se ha estrechado o endurecido por otros motivos.

 

Durante el postoperatorio suelen requerirse curas en las que el urólogo hace también un seguimiento de la evolución. Las molestias son leves y de recuperación rápida.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR