HIPERLAXITUD VAGINAL

< Volver Atrás

La hiperlaxitud vaginal o la relajación vaginal es la situación en la que la mujer nota que su vagina es más grande o tiene mayor capacidad de la que notaba antes.

 

La mujer lo percibe sobre todo durante las relaciones sexuales, en las cuales nota que ya no se contrae igual, que quedan espacios libres de contacto con lo que disminuye la fricción durante el coito y con ello las sensaciones de ella y habitualmente también de la pareja.

 

En muchas ocasiones también parecen ruidos que pueden interferir en la relación sexual.

 

Cuándo ocurre

 

Puede ocurrir en cualquier momento de la vida pero es más frecuente tras los partos, tanto de forma inmediata tras un parto como años más tarde especialmente si se han tenido varios.

 

Puede darse de forma aislada o ir acompañada de incontinencia urinaria, ya sea incontinencia urinaria de esfuerzo, incontinencia de urgencia o mixta. A veces, sobre todo cuando aparece inmediatamente tras el parto, puede acompñarse de cierto grado de sequedad vaginal.

 

El diagnóstico se lo hace la propia mujer y el hecho de consultar por ello significa que lo tiene.

 

Más información

 

Tratamiento

 

El mejor tratamiento que existe para la hiperlaxitud vaginal es el tensado vaginal con  el láser de CO2 o la radiofrecuencia vaginal.

 

Tanto el láser como con la radiofrecuencia vaginal son procedimientos físicos con los que se estimula la procducción de nuevo colágeno en el tejido conectivo que sustenta la vagina, de forma que se consigue un tensado vaginal que la estrecha a la vez que la devuelve elasticidad.

 

Existe la alternativa de infiltrar ácido hialurónico de relleno en las paredes de la vagina para reducir el tamaño del canal vaginal, pero a diferencia de lo que consigue el láser o la radiofrecuencia vaginal, la vagina se estrecha pero no queda elástica, con lo damos una buena solución anatómica pero no tanto funcional.

 

Diferencias en tre el láser de CO2 y la radiofrecuencia vaginal

 

Hasta la fecha el láser vaginal ha demostrado tener una eficacia mayor, pudiendo realizar el tratamiento completo con dos o tres sesiones, mientras que la rediofrecuencia vaginal tiene un mecanismo de acción más lento y obliga a múltiples sesiones.

 

LÁSER DE CO2

 

Cómo se hace

 

Se realiza de forma ambulatoria, en unos 20 minutos y bajo anestesia local tópica en forma de crema por lo que es totalmente indoloro.

 

Se aplica con un cabezal cilíndrico que mediante un espejo interno permite acceder a la totalidad de las paredes vaginales.

 

Cómo actúa

 

La energía se transmite a través de un scanner de forma que, aleatoriamente, se van haciendo microlesiones térmicas que dejan tejido sano entre ellas. Este mecanismo obliga a la mucosa vaginal a repararse, y se repara con un tejido completamente restaurado.

 

A su vez, y esto es lo más importante para el tensado vaginal, la energía de láser de CO2 es transmitida a capas más profundas que la propia mucosa, tejido conectivo, fascias e incluso se piensa que a plano muscular, donde es capaz de estimular mecanismos regenerativos, producción de proteínas como el colágeno y la elastina, devolviendo también con ello a la vagina su salud anatómica, tamaño, tensión, y con ello su funcionalidad.

 

 

Especialmente cuando la relajación vaginal aparece asociada a sequedad vaginal o incontinencia urinaria, el láser de CO2 sería el tratamiento de elección pues trataría todas las situaciones de forma simultánea.

 

 

Más información sobre el láser de CO2 vaginal

 

MIRA COMO FUNCIONA

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR