INCONTINENCIA URINARIA

< Volver Atrás

La incontinencia de orina es uno de los problemas de detección más frecuente en la consulta de ginecología.

Consiste el la pérdida involuntaria de orina, y tiene un terrible impacto negativo en la calidad de vida de quien la padece, limita su actividad física  y merma la autoestima y las relaciones personales.
Una patología infradiagnosticada

 

Se estima que afecta a casi un 25% de la población, especialmente a la población femenina, aunque resulta muy difícil saber con exactitud del porcentaje de población afectado ya que se tiende a subestimar su prevalencia dado que solo un 20% de los afectados busca ayuda médica, (a nadie le gusta reconocer que pierde orina), y en casi todos los casos está infratratada o tratada de forma incorrecta.

 

Más información

 

Los tipos más frecuentes de incontinencia urinaria

 

En ginecología las incontinencias urinarias más frecuentes son:

 

  • Incontinencia urinaria de esfuerzo (IUE), también llamada incontinencia urinaria de estrés, es la pérdida involuntaria de orina que ocurre con el aumento de de presión abdominal, cuando la presión en la vejiga supera la presión de cierre de la uretra, cosa que ocurre por ejemplo cuando hacemos actividad física o esfuerzos como la tos, estornudo, risa o levantar peso. Es la más frecuente.
  • Incontinencia urinaria de urgencia (IUU), en la que la pérdida de orina se acompaña de un deseo urgente de orinar y contracciones involuntarias de la vejiga que impide “llegar a tiempo”, y que suele acompañarse de un aumento de frecuencia miccional tanto diurna como nocturna (nocturia).
  • Incontinencia urinaria mixta (IUM), en la que se asocian los síntomas de pérdidas de orina con la necesidad urgente de hacer pis.
  • Vejiga hiperactiva, aquí lo que hay es una necesidad urgente y repentina de miccionar, y puede ir o no acompañada de pérdidas de orina.

 

La incontinencia urinaria en cualquiera de sus formas puede aparecer de forma aislada o bien acompañar a otras situaciones patológicas como la atrofia, hiperlaxitud, o prolapsos vaginales.

 

Causas

 

La incontinencia urinaria puede estar ocasionada por causas físicas como la distensión de los tejidos que ocurre por el paso del tiempo, tras un embarazo, parto o variaciones de peso importantes, o causas hormonales como la pérdida de estrógenos durante la menopausia que tiene com consecuencia un debilitamiento del tejido conectivo y con ello de sostén que cursa con un debilitamiento del suelo pélvico en general y el esfinter uretral en particular

 

Tratamiento

 

El tratamiento más eficaz hoy en día para la incontinencia urinaria de esfuerzo como la mixta es el láser vaginal.

 

Para la incontinencia de urgencia, si bien los resultados no son tan llamativos como en la incontinencia de esfuerzo, el láser de CO2 sigue siendo de las mejores alternativas dada la escas eficacia de los tratamientos clásicos.

 

Entre los trtamientos clásicos están la cirugía o la medicación sistémica como los fármacos anticolinérgicos, ambos con resultados mediocres y mucho riesgo y/o efectos secundarios.

 

LÁSER VAGINAL

 

 

El láser vaginal de CO2 es un  procedimiento físico que estimula la producción de nuevo colágeno en el tejido conectivo que rodea la uretra, contribuyendo al cierre funcional y anatómico de la misma que evita la pérdida de orina.

 

Cómo se hace

 

Se realiza de forma ambulatoria, en unos 20 minutos y bajo anestesia local tópica en forma de crema por lo que es totalmente indoloro.

 

El tratamiento es intravaginal y se aplica con un cabezal cilíndrico que mediante un espejo interno permite acceder a la totalidad de las paredes vaginales, en este caso de la cara anterior vaginal que es la que limita con la vejiga y con la uretra.

 

Cómo actúa

 

La energía se transmite a través de un scanner de forma que, aleatoriamente, se van haciendo microlesiones térmicas que dejan tejido sano entre ellas. La energía del láser de CO2 es transmitida a capas más profundas que la propia mucosa, tejido conectivo, fascias e incluso se piensa que a plano muscular, donde es capaz de estimular mecanismos regenerativos, y producción de proteínas como el colágeno y la elastina, devolviendo con ello a la vagina su salud anatómica, tensa la vagina y recupera los prolapsos, y funcional, retención de orina.

 

Número de sesiones y duración del tratamiento

 

El número de sesiones para un resultado óptimo en caso de incontinencias urinarias es de tres, volviendo a evaluarse la situación al año o año y medio.

 

 

Tanto si la incontinencia de orina se da de forma aislada como si acompaña a situaciones como la sequedad, hiperlaxitud o prolapso vaginal el láser de CO2 es el tratamiento de elección pues trataría todas las situaciones de forma simultánea.

 

 

Más información sobre el láser de CO2 vaginal

 

MIRA COMO FUNCIONA

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR