LIQUEN ESCLEROSO VULVAR

< Volver Atrás

El liquen escleroso es una patología cutánea inflamatoria crónica de origen desconocido en la que la piel se aclara,  endurece y reseca generando un prurito o picor intenso.

 

A medida que avanza la enfermedad la piel se va atrofiando y retrayendo de forma que tiende incluso a desdibujarse la anatomía normal de la vulva.  Pueden incluso llegar a desaparecer los labios menores, y quedar enterrado el clítoris y la uretra. La entrada a la vagina se estrecha y endurece haciendo imposible la penetración.

 

Aunque el liquen no es exclusivo de la vulva, es muy propio de la misma, siendo quizá la enfermedad dermatológica más frecuente en ginecología.

 

Aparece con mayor frecuencia en la década de los 50, pero puede aparecer a cualquier edad, incluso en niñas muy pequeñas.

 

Siempre se debe diferenciar de otras enfermedades vulvares que cursen con una sintomatología similar, leucoplasia, craurosis vulvar, para lo que es necesario hacer una biopsia.

 

Anatomopatologicamente lo más característico es un importante infiltrado inflamatorio e hiperqueratosis, aumento de las capas de queratinocitos de la epidermis, que persiste incluso en las fases más avanzadas de la enfermedad en las que hay una intensa atrofia.

 

Tratamientos clásicos

 

El tratamiento del liquen escleroso vulvar es crónico y  desesperante.

 

Existen muchos tratamientos tópicos, todos ellos con resultados mediocres y que en el mejor de los casos solo consiguen frenar la evolución de la enfermedad.

 

Así son los estrógenos, antihistamínicos, vitaminas A, E o B6  a grandes dosis, propionato de testosterona, antipalúdicos, y otros más variopintos como la infiltración local de alcohol, todos hoy abandonados.

 

El tratamiento tópico que se usa hoy como primera elección son los corticoides de alta potencia, en concreto el clobetasol (Clovate).

 

Incluso se ha llegado a hacer una resección cutánea de los nervios que inervan la zona, pero igualmente sin resultados.

 

En muchas ocasiones es necesaria la cirugía para paliar los efectos de la retracción y la atrofia, separando labios y desenterrando estructuras como el clítoris la uretra o la propia vagina.

 

Tratamientos de hoy

 

En este contexto en el que la medicina convencional  no dispone de tratamientos eficaces para el liquen escleroso vulvar, tratamientos de medicina regenerativa que se practican en ginecología estética están dando muy buenos resultados.

 

Estos tratamientos son:

 

  • Láser de CO2 y
  • Plasma rico en factores de crecimiento
  • Combinación de ambos

 

Con estos tratamientos se produce una regeneración y engrosamiento del tejido, y un distanciamiento de las terminaciones nerviosas nociceptivas  de la superficie cutánea que suele hacer que revierta la sintomatología y en la mayoría el estado de la enfermedad, resultados muy prometedores en una patología tan complicada como es el liquen escleroso.

 

Siendo los tratamientos tan nuevos y la enfermedad tan caprichosa es difícil establecer protocolos concretos o número de sesiones, pero lo que está claro es que son necesarias varias sesiones y un mantenimiento a largo plazo.

 

 

Más información sobre el láser de CO2 vaginal

 

Más información sobre el Plasma Rico en Factores de Crecimiento

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR