PLASMA RICO EN FACTORES DE CRECIMIENTO

< Volver Atrás

La infiltración de plasma rico en factores de crecimiento es uno de los tratamientos más utilizados actualmente en diversas áreas de la medicina, teniendo cada vez más indicaciones dentro de la ginecología en general y de la ginecoestética en particular.

 

El plasma rico en factores de crecimiento derivados de las plaquetas, junto a las células madre, representa la esencia de la medicina regenerativa.

 

Esto es debido a las propiedades que tienen los factores de crecimiento en la inducción de la regeneración de los tejidos ya que desempeñan funciones importantes en la reparación y regeneración tisular:

 

  • Atraen y orienta a las células hacia el lugar donde son necesarias para reparar
  • Actúan en la división celular estimulado la producción de nuevas células
  • Favorecen el desarrollo de nuevos vasos sanguíneos
  • Activan la síntesis de matriz extracelular, soporte de las células

 

Qué son los factores de crecimiento

 

Los factores de crecimiento son unas proteínas que se encuentran dentro de las plaquetas que circulan en nuestra sangre. Ante un daño en el tejido, estas se activan y liberan dichos factores de crecimiento que en ese momento ponen en marcha los mecanismos adecuados para la reparación.

 

Cuando hacemos un tratamiento con plasma rico en factores de crecimiento estamos imitando este proceso natural.

 

Extraemos la sangre del paciente, la centrifugamos y escogemos la fracción más concentrada en plaquetas. Al infiltrarla en el tejido activamos las plaquetas de forma que en ese momento liberan sus factores de crecimiento poniendo en marcha los procesos celulares de reparación en el lugar de la infiltración.

 

Además de los factores de crecimiento, las plaquetas liberan otra serie de proteínas como factores de coagulación, inmunoglobulina o proteínas antimicrobianas que acompañan a los factores de crecimiento en sus funciones.

 

Algunos factores de crecimiento y sus efectos biológicos están ampliamente descritos, pero se cree que existen muchos más que aún están por descubrir.

 

Existen factores de crecimiento sintéticos, pero en comparación con la aplicación de factores de crecimiento individuales o recombinantes, el plasma rico en factores de crecimiento tiene la ventaja de ofrecer múltiples factores de crecimiento que trabajan de forma sinérgica y en concentraciones biológica y fisiológicamente más adecuadas.

 

Efectos biológicos

 

El beneficio biológico del tratamiento con plasma rico en factores de crecimiento se basa en que la activación de las plaquetas a una concentración superior a la fisiológica inicia una respuesta celular mayor y más rápida que un coágulo de sangre normal.

 

La compleja mezcla de factores de crecimiento liberados por las plaquetas actúa de forma sinérgica, a la vez que se protegen de una degradación rápida.

 

En su proceso regenerador, entre otros efectos ya reconocidos estimula la producción de nuevo colágeno tipo I y III por los fibroblastos cuya proliferación ha sido estimulada previamente, acelera la síntesis de ácido hialurónico endógeno, e interviene en la remodelación de la matriz extracelular ayudando a eliminar componentes tisulares dañados.

 

Todos estos procesos y algunos otros aún desconocidos, se traducen en un aumento de densidad de la matriz extracelular (MEC), aumento del volumen, turgencia y elasticidad del tejido tratado. Todo ello sin llegar a sobrepasar los límites de un tejido sano, lo que da idea de su papel regulador.

 

Un medicamento

 

Dadas sus características y eficacia terapéutica, el plasma rico en factores de crecimiento es considerado por la legislación sanitaria vigente un medicamento.

 

Esto conlleva una serie de consideraciones como que solo pueda ser prescrito por médicos, odontólogos o podólogos con adecuada formación y experiencia en el tratamiento, con el equipamiento e instrumental adecuado, y en centros sanitarios debidamente autorizados.

 

Para su utilización en consulta deben ser sistemas cerrados, con su certificación CE.

 

Usos en ginecología

 

  • liquen escleroso, patología inflamatoria crónica de la vulva, por su capacidad antiinflamatoria de estimulación de recambio a tejido sano
  • regeneración y rejuvenecimiento vaginal
  • sequedad vaginal postparto
  • aumento de la sensibilidad vulvar y vaginal
  • acelerador de la regeneración tisular tras láser de CO2
  • tratamiento de heridas o cicatrices vulvares
  • recuperación tras cualquier cirugía ginecológica
  • relleno de labios con plasmagel, una forma gelatinosa hecha con el mismo plasma

 

Cómo se hace

 

Se extrae la sangre del paciente y se centrifuga de forma que se separan las diferentes fracciones celulares de la sangre, quedando por separado la fracción plasmática que es la que nos interesa.

 

De esta se elige la porción con mayor concentración de plaquetas que es la que  se infiltra en el tejido a tratar.

 

La centrifugación es el momento más importante del proceso ya que debe aplicarse en el proceso la mayor intensidad posible para obtener la mayor concentración plaquetaria dentro de cada tubo pero sin romper las plaquetas. Por eso cada centrífuga tiene su propio protocolo de centrifugación que controla tiempo y revoluciones, de lo que depende la concentración  y calidad del plasma resultante. De ello se deduce que no todas las centrífugas obtienen un plasma de la misma calidad, dependiendo de lo cual los resultados terapéuticos que se obtienen después con los tratamientos pueden ser mejores o peores.

 

Existen diferentes opiniones sobre la necesidad o no de activar las plaquetas ya que el efecto de la propia aguja por sí solo va a ser capaz de activarlas. Nosotros las activamos basándonos en la bibliografía que habla de mejores resultados cuando estas son activadas antes de la infiltración.

 

Tras una desinfección adecuada, generalmente se infiltra en forma de mesoterapia o intradermoterapia dejando el plasma a nivel subcutáneo en vulva y submucoso en vagina.

 

Siempre se infiltra con anestesia local, ya sea tópica o infiltrada según sea el caso.

 

Aunque la desinfección de la zona a tratar es importante, de cara a la seguridad cabe destacar que el plasma rico en factores de crecimiento tiene por sí mismo efecto antimicrobiano siendo eficaz contra la mayoría de los tipos de bacterias.

 

Resultados y duración de los efectos

 

Resultados como el efecto antinflamatorio o la analgesia se notan de manera inmediata.

 

Otros como el aumento de densidad del tejido, elasticidad o disminución de la sequedad vaginal pueden tardar un poco más pues dependen de producción de colágeno y la remodelación del tejido, pudiendo comenzar a notarse aproximadamente al mes.

 

En casos como un tratamiento postparto puede ser suficiente un único tratamiento. En patologías evolutivas como la sequedad vaginal o el propio envejecimiento suelen ser necesarias unas tres sesiones con valoración anual.

 

Cómo lo hacemos en Clínica Artemédica

 

En Artemédica trabajamos con la tecnología Endoret desarrollada por BTI del Dr. Eduardo Anítua, tecnología pionera y referente científico no solo en España sino a nivel mundial en cuya trayectoria están gran parte de los estudios realizados con  plasma rico en factores de crecimiento (PRFC). Nuestros sistemas son cerrados y con marcado CE.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR