REDUCCIÓN DEL CAPUCHÓN DEL CLÍTORIS

< Volver Atrás

La reducción del capuchón del clítoris es una cirugía en la que se elimina la piel redundante que cubre en exceso el clítoris.

 

Cuando la piel que cubre el clítoris es excesiva, este es menos visible y está menos expuesto al roce por lo que, además del aspecto estético, la sensibilidad puede verse reducida.

 

Cuándo se hace

 

Suele y debe hacerse casi siempre como complemento  en una labioplastia de reducción de labios menores, pues la remodelación del capuchón del clítoris tensa y armoniza ya en gran parte unos labios menores aumentados de tamaño.

 

Como cirugía única se hace en casos en los que existe un capuchón clitorial grande sin ninguna otra alteración vulvar.

 

El capuchón, el gran olvidado

 

Lo más importante en una cirugía vulvar es no olvidarse de el.

 

El hacer una labioplastia de reducción sin reparar en el tamaño del capuchón del clítoris puede dejar un  capuchón hipertrófico relativo con efecto antiestético virilizante.

 

Esto es porque si antes de al cirugía todo era grande, al reducir quirúrgicamente solo los labios menores y no el capuchón del clítoris, este de repente se verá de mayor tamaño, abultado, dando una sensación visual masculina.

 

La cirugía

 

La técnica habitual de esta cirugía también llamada clitoroplastia o clitoropexia, será a de desepitelización de la porción de piel excedente tras elegir el tamaño y forma que más armonice con la forma de la vulva.

 

Puede hecerse una reducción central, o dos laterales, continuando con la incisión de los labios menores, sus variantes anatómicas o de forma independiente.

 

Puede hecerse con cirugía convencional o con láser de CO2, siendo esta última opción la elegida siempre que sea posible por ser más hemostática y requerir menos puntos de sutura.

 

Es una cirugía sencilla que puede hacerse en consulta y con anestesia local.

 

Postoperatorio

 

La cirugía del capuchón del clítoris no aumenta riesgos ni cuidados postoperatorios de una labioplastia de reducción.

 

Normalemente se recomiendan 24 o 48 horas de repsoso relativo y aproximadamente un mes para reanudar la actividad sexual.

 

Más información sobre labioplastia de reducción de labios menores.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR