REJUVENECIMIENTO VAGINAL

< Volver Atrás

Aunque estrictamente rejuvenecimiento vaginal debería llamarse al tratamiento de la vagina, con rejuvenecimiento vaginal se conoce popularmente el tratamiento ginecoestético en conjunto de vulva y vagina en los casos en los que, por el paso del tiempo, genética y eventos como el parto, estas zonas han perdido firmeza, tonicidad, trofismo y con ello belleza y funcionalidad.

 

Las consecuencias suelen ser sequedad, incontinencia urinaria, molestias o irritaciones crónicas, dispareunia o relaciones sexuales dolorosas, cicatrices de episiotomía u otros desgarros producidos durante el parto, labios menores aumentados de tamaño, pérdida de volumen en labios mayores.

 

Los tratamientos empleados en el rejuvenecimiento vaginal son muchos, tanto quirúrgicos como médicos como es el caso del ácido hilurónico o el plasma rico en factores de crecimiento, y el que podría considerarse tanto médico como quirúrgico que es el láser de CO2.

 

LÁSER VAGINAL DE CO2

 

 

Quizá el tratamiento estrella en el campo de la ginecoestética sea el láser de CO2.

 

El láser de CO2 así como el plasma rico en factores de crecimiento o las células madre, son los pilares de la medicina regenerativa.

 

El láser de CO2 es ampliamente utilizado como instrumento quirúrgico, y desde hace ya tiempo es uno de los tratamientos más eficaces que se manejan en medicina estética, por lo que su más reciente aplicación en ginecología viene avalada por muchos años de eficacia.

 

 

Cómo se hace

 

Se realiza de forma ambulatoria, en unos 20 minutos y bajo anestesia local tópica en forma de crema por lo que es totalmente indoloro.

 

Para el tratamiento vaginal se aplica con un cabezal cilíndrico que mediante un espejo interno permite acceder a la totalidad de las paredes vaginales.

 

Los labios y el resto de la vulva se tratan con los cabezales con los que se trata cualquier otra superficie cutánea.

 

 

Cómo actúa

 

La energía se transmite a través de un scanner de forma que, aleatoriamente, se van haciendo microlesiones térmicas que dejan tejido sano entre ellas. Este mecanismo obliga a la mucosa vaginal a repararse, que se repara con un tejido completamente restaurado, con las múltiples capas que tenía antes de la atrofia y con sus glándulas correspondientes, con lo que se devuelve a mucosa vaginal su salud, su lubricación y con ello su funcionalidad.

 

A su vez la energía de láser de CO2 es transmitida a capas más profundas que la propia mucosa, tejido conectivo, fascias e incluso se piensa que a plano muscular, donde es capaz de estimular mecanismos regenerativos, producción de proteínas como el colágeno y la elastina, devolviendo también con ello a la vagina su salud anatómica, tensa la vagina, retrae y reafirma los labios y recupera los prolapsos, y funcional por ejemplo de cara a la retención de orina.

 

Estos resultados han sido comprobados en cortes de anatomía patológica tras biopsias posteriores a los tratamientos,  y están publicados en literatura científica.

 

 

Número de sesiones y duración del tratamiento

 

En casos leves o transitorios como puede ser una atrofia y sequedad postparto o por toma de medicación podría ser suficiente una sola sesión.

 

Pero en patologías o estados evolutivos como es la menopausia la experiencia nos dice que el número de sesiones para un resultado óptimo es de tres, volviendo a evaluarse la situación al año o año y medio.

 

 

Más información sobre el láser de CO2 vaginal

 

MIRA COMO FUNCIONA

 

 

PLASMA RICO EN FACTORES DE CRECIMIENTO PLAQUETARIOS

 

 

El plasma rico en factores de crecimiento es otro de los otros tratamientos regenerativos más eficaces para el rejuvenecimiento vaginal.

 

 

Qué son estos factores de crecimiento

 

Los factores de crecimiento son unas proteínas que se encuentran dentro de las plaquetas que circulan en nuestra sangre. Ante un daño en el tejido, estas se activan y liberan dichos factores de crecimiento que en ese momento ponen en marcha los mecanismos adecuados para la reparación.

 

Los factores de crecimiento tienen un papel fundamental en la inducción de la regeneración de los tejidos ya que desempeñan funciones importantes en la reparación y regeneración tisular: atraen y orientan a las células hacia el lugar donde son necesarias para reparar, actúan en la división celular estimulado la producción de nuevas células, favorecen el desarrollo de nuevos vasos sanguíneos y activan la síntesis de matriz extracelular.

 

Todos estos procesos y algunos otros aún desconocidos, se traducen en un aumento de densidad de la matriz extracelular (MEC), aumento del volumen, turgencia y elasticidad del epitelio vaginal y vulvar, todo ello sin llegar a sobrepasar los límites de un tejido sano, lo que da idea de su papel regulador.

 

Cómo se hace

 

Se extrae la sangre de la paciente y se centrifuga de forma que se separan las diferentes fracciones celulares de la sangre, eligiendo de la fracción plasmática la de mayor concentración en plaquetas, e infiltrándola en la submucosa vaginal en forma de mesoterapia.

 

Número de sesiones y duración del tratamiento

 

Al igual que en el caso del láser vaginal, para casos leves o transitorios podría ser suficiente una sola sesión.

 

Pero en patologías o estados evolutivos como es la menopausia, el número de sesiones de infiltraciones de plasma rico en factores de crecimiento para un resultado óptimo suele ser de tres, volviendo a evaluarse la situación al año o año y medio.

 

 

Más información sobre el Plasma Rico en Factores de Crecimiento

 

 

ÁCIDO HIALURÓNICO

 

 

El ácido hialurónico (AH) es un mucopolisacárido presente en casi todos los tejidos y fluidos de nuestro organismo y el de otros muchos seres vivos como elemento estructural de la matriz extracelular.

 

En altas concentraciones en piel y mucosas, tiene como propiedad fundamental retener grandes cantidades de agua (propiedad higroscópica).

 

Esa enorme capacidad para retener agua hace que tenga un uso muy extendido en medicina en general y en medicina estética en particular, especialidad en la que se utiliza para hidratar, regenerar y dar volumen a la piel.

 

Con estas premisas ha llegado su uso a la ginecología, y no solo para un uso estético como cuando se usa para hidratar o dar volumen a los labios mayores, sino también para regenerar y mejorar la funcionalidad genital femenina en muchos casos de patología vaginal como es el caso de la atrofia y sequedad vaginal y vulvar.

 

 

En qué consiste el tratamiento

 

Como todos los tratamientos con ácido hialurónico consiste en la infiltración del mismo, para rejuvenecimiento vaginal y vulvar en la mucosa vaginal y labios mayores respectivamente.

 

Es un acto médico que se hace en consulta bajo anestesia local tópica en crema por lo que es totalmente indoloro,  que dura entre 20 y 30 minutos, que se y que está exento de riesgos en manos de un especialista en ginecología estética.

 

 

Número de sesiones y cuánto duran los efectos

 

Normalmente es suficiente una sesión cada año o año y medio.

Los efectos duran el tiempo que el ácido hialurónico permanece en el cuerpo, cosa que depende de la degradación del mismo por nuestras hialuronidasas, las enzimas que lo fraccionan, y que en rasgos generales oscila entre uno y dos años.

 

 

Grandezas del ácido hialurónico

 

Hoy se sabe que esta degradación del ácido hialurónico es la responsable de la bioestimulación que ocasionan los tratamientos con él, ya que sus cadenas cortas una vez fraccionado son las que son capaces de estimular la producción de colágeno en el fibroblasto, la célula noble del tejido conectivo.

 

Lo más novedoso en el campo del ácido hialurónico son las últimas evidencias que afirman que la zona que ha sido tratada con el mismo ya no vuelve al estado previo al tratamientoSe cree que esto es debido a que es capaz, ya sea por sí mismo o por alguno de sus productos de degradación, de activar las células madre quiescentes o “dormidas” que sabemos que hay en todo tejido, lo que actualmente está en proceso de investigación.

 

 

Más información sobre Ácido Hialurónico en Ginecoestética

 

 

CARBOXITERAPIA

 

 

La carboxiterapia es otro de los tratamientos medicoestéticos que se usa ampliamente como tratamiento ginecoestético y que se puede emplear, entre otras muchas indicaciones,  en el rejuvenecimiento vaginal y vulvar, recuperación de cicatrices incluida la de episiotomía o consecuencia de forunculosis o cirugías pasadas, reducción de grasa púbica, pre y postoperatorio de cualquier cirugía, o como tratamiento coadyuvante de cualquier indicación del láser de CO2.

 

Más información sobre Carboxiterapia

 

 

CIRUGÍA

 

 

En algunos casos sigue siendo necesaria la cirugía para devolver a los genitales externos femeninos la belleza y funcionalidad perdidas.

 

Cirugías ginecoestéticas son la vaginoplastia, labioplastia, clitoroplastia o cirugía del capuchón del clítoris, introitoplastia, episiotomioplastia o reparación de la episiotomía, o himenoplastia o reconstrucción del himen, todas ellas explicadas en esta sección de ginecología estética.

 

 

TRATAMIENTOS COMBINADOS

 

 

Cualquiera de los tratamientos que existen para la atrofia vaginal y vulvar pueden usarse de manera combinada puesto que sus vías de actuación son diferentes y sus efectos serían sinérgicos.

 

Estaría indicado hacerlo cuando se desee aumentar la eficacia o la velocidad con la que se pretenda tener resultados o  en casos en que el problema sea más grave.

 

Así por ejemplo el plasma rico en factores de crecimiento es un complemento perfecto como postratamiento al láser de CO2 pues acelera la recuperación y potencia la regeneración del tejido, o el ácido hialurónico puede ser una manera de rematar un tratamiento completo de láser vaginal aportando hidratación a un tejido en pleno proceso de regeneración.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR