TERAPIA DE REEMPLAZO HORMONAL

< Volver Atrás

La terapia de reemplazo hormonal TRH o terapia hormonal sustitutiva THS como se ha llamado más hasta hoy, es el tratamiento con hormonas exógenas cuando nuestro cuerpo ya no las produce.

 

Normalmente se reserva para la terapia hormonal de la menopausia o el fallo ovárico, si bien también es terapia de reemplazo la tiroxina en los casos de hipotiroidismo.

 

Tema central de infinidad de literatura, en los últimos años ha venido precedida siempre de polémica. Polémica por la posibilidad de estimular la aparición de cáncer que surgió como conclusión del famoso estudio Why, estudio sobre cuya fiabilidad hoy existen serias dudas.

 

Sea como sea, tras haber estado practicamente prohibida la terapia hormonal de reemplazo en la mujer menopausica durante bastantes años, hoy vuelve a instaurarse como un tratamiento que tiene muchos más beneficios que riesgos.

 

Beneficios

 

Por supuesto que reduce o elimina toda la sintomatología climatérica como los sofocos, el insomnio, el mal humor, la depresión o la falta de concentración. Pero aun siendo esto muy importante no es el motivo fundamental para recomendar su uso.

 

Los estrógenos son uno de los antioxidantes más potentes que existen.

 

Medicina antienvejecimiento pura y dura.

 

La terapia hormonal mejora el perfil lipídico, disminuye el riesgo de enfermedad cardiovascular, enfermedad metabólica e infarto de miocardio, mejora el metabolismo óseo protegiendo de osteoporosis y se cree que ayudaría a disminuir la incidencia de la enfermedad de Alzheimer.

 

Riesgos

 

El más temido pero no demostrado, ni desmentido del todo, es el cáncer de mama.

 

En cualquier caso parece que la hormona con la que más se relaciona es con la progesterona y no con el resto de las que se usan para este fin.

 

Muchos tipos de hormonas

 

Las hormonas que se usan para estos tratamientos son basicamente estrógenos, progesterona en caso de existir útero, testosterona y SERM como el ospemifeno,  estos últimos moléculas capaces de unirse a receptores hormonales y actuar como si fueran estrógenos o progesterona sin serlo, teniendo un efecto agonista o antagonista dependiendo del órgano donde se localice el receptor.

 

Pero no todas las hormonas son iguales. Dentro de estas hormonas y SERM hay muchos tipos, naturales, sintéticos, puros o derivados, y no todos con los mismos efectos biológicos y efectos secundarios.

 

Hormonas bioidénticas

 

Nosotros nos unimos a la tendencia científica de los que consideran las hormonas bioidénticas, o quizá mejor llamadas biosimilares, la mejor opción.

 

No es su carácter natural lo que le da los beneficios sino el hecho de tener la misma estructura molecular que las que estamos intentando sustituir, y que por lo tanto van a ejercer las mismas funciones biológicas y no otras similares con efectos paralelos.

 

Valoración genética

 

También cada vez sabemos más lo únicos que nos hace nuestra información genética, y como eso nos hace tener respuestas particulares tanto al desarrollo de enfermedades como a la respuesta a fármacos.

 

Por eso también somos partidarios de hacer una primera valoración de los polimorfismos genéticos que más pueden influir en la metabolización de estas hormonas y el posible desarrollo de cáncer antes de instaurar la terapia hormonal de sustitución, tanto para valorar cual y cómo, como para poder decidir no hacerlo dependiendo de los resultados.

 

Vías y formas de tratamiento

 

La terapia hormonal de reemplazo puede administrarse por vía oral,  transdérmica en forma de parches o cremas, vaginal, nasal o, lo más nuevo, por vía subcutánea en forma de pellets.

 

Igualmente se puede hace con una pauta continuada, cíclica, secuencial, monofásica, bifásica…, en definitiva haciendo que la mujer presente regla o sangrado intermitente o no.

 

La forma de tratamiento la marcará el tipo de hormona u hormonas que estén indicadas, el tiempo qe haga desde la última regla, y cuando sea posible, la preferencia de la mujer en cuanto a la vía de administración y el deseo sangrar o no.

 

Durante cuánto tiempo

 

No existe un consenso claro sobre cuanto tiempo se debe mantener la terapia hormonal sustitutiva.

 

Cada situación debe individualizarse. En cada revisión el médico debe reevaluar beneficios y riesgos y consensuar con la paciente el seguimiento.

 

Mujeres jóvenes

 

Los tiempos han cambiado y hoy las mujeres de 50 años, edad media de la menopausia, son mujeres que están en su plenitud laboral, tienen hijos jóvenes o incluso pequeños, padres a su cargo y una vida sexual activa a veces incluso con parejas de menos edad que ellas. Son mujeres jóvenes.

 

Necesitan estar sanas, concentradas, contentas, y con un cuerpo funcionante a todos los niveles.

 

Y eso es algo que solo les puede dar la terapia hormonal de reemplazo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR