VULVODINIA

< Volver Atrás

La vulvodinia es el dolor crónico vulvar, generalizado o bien localizado, que se desencadena generalmente con el contacto, en muchas ocasiones de una zona concreta que se denomina “punto gatillo”.

 

Es una patología poco clara y que a menudo se puede confundir con otras afecciones dolorosas de la vulva, pero que en definitiva afecta gravemente a la calidad de vida de las pacientes.

 

Definido en 1991 por la ISSVD (Sociedad Internacional para el Estudio de las Enfermedades de la Vulva), hasta entonces era una patología desconocida que no aparecía en los libros de texto. Incluso hoy la mayoría de las mujeres que la padecen suelen ser tratadas como enfermas mentales y rechazadas en consulta.

 

Causas

 

De causa desconocida y aun pareciendo tener en muchas ocasiones un importante componente psicológico, se sabe que físicamente existen unas terminaciones nerviosas receptoras de dolor o nociceptivas  que están constantemente emitiendo señales al cerebro comunicando al mismo la existencia de un daño que no existe. Estas terminaciones nerviosas pueden haber sido dañadas en algún proceso quirúrgico y estar englobadas en una cicatriz como en una episiotomía, o pueden comenzar a emitir señales de dolor sin haber habido ningún daño físico previo en la zona.

 

Tratamiento

 

El tratamiento debe orientarse según la causa que se sospeche.

 

A nivel físico se está realizando con éxito la ablación de las terminaciones nerviosas implicadas con láser de CO2, un tratamiento cómodo y fácil que se hace en consulta con anestesia local y que no requiere recuperación postoperatoria. Algo similar a lo que se hacía antes con cirugía convencional.

 

La propia infiltración de un anestésico local específico para este tipo de patologías, en una o varias sesiones, como tratamiento único, también está dando resultados muy satisfactorios. Es un tratamiento propio de Terapia Neural.

 

También la infiltración de toxina botulínica tipo A se ha probado con este fin con resultados variables.

 

A veces de forma única y en otras como coadyuvante pueden usarse medicamentos como la gabapentina, medicamentos antiepilépticos que también se usan en el tratamiento de dolores neuropáticos y que podrían ser eficaces en muchos casos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR