El perverso narcisista

El término de perverso narcisista fue utilizado por primera vez en 1986, en una obra del psicoanalista francés Paul-Claude Racamier.

¿Quiénes son los perversos narcisistas?

Se caracterizan por ser grandes seductores. Se relacionan como la gente espera, tratando de parecer humildes y amistosos. Son detallistas y en apariencia generosos. Dicen no esperar nada a cambio, cuando en realidad sus actos se realizan con esta misma intención. Son hábiles en manipular a las personas cercanas que tienen a su alrededor y en tergiversar lo que le dicen o hacen con el fin de mantenerlas en un estado de confusión permanente, quienes acaban por no saber cómo va a actuar o reaccionar.

 

on tremendamente hábiles en la comunicación, utilizando siempre que pueden frases ambiguas, inacabadas y contradictorias para crear confusión en su interlocutor. Algunos rasgos son parecidos a los de los psicópatas, como por ejemplo la falta de empatía.

Les llamamos narcisistas porque necesitan ser admirados de una forma patológica, buscando exageradamente reconomiento y llamar la atención. Por otro lado, se reconoce la perversión por la tendencia a querer satisfacer sus deseos y necesidades a toda costa, y a utilizar a otros para sus propios fines.

 

Según Marie-France Hirigoyen, los perversos narcisistas sienten una envidia muy intensa hacia los que parecen poseer cosas que ellos no poseen. Normalmente no son bienes materiales sino cualidades morales, como la alegría de vivir, la sensibilidad, comunicación, creatividad, etc. El agresor buscar destruir esas virtudes provocando ansiedad y depresión en su víctima.

 

¿Por qué es posible caer en las manipulaciones de un perverso narcisista?

Su mayor recurso son los pilares sobre los que está construida nuestra sociedad: las falsas apariencias. Construimos relaciones superficiales, por lo que estas personas se esfuerzan por sobresalir por encima de las demás por su encanto o por alguna de sus cualidades personales o profesionales.

Cuando la vícctima se da cuenta de que está sometida a los antojos del narcisista y empieza a rebelarse, éste se esfuerza por dar un vuelco a la situación, haciendo parecer a la víctima como el agresor. El perverso intenta que su víctima actúe contra él para poder acusarla de malvadaâ. Lo importante para él es que la víctima parezca responsable de lo que le ocurre. El agresor intenta utilizar una debilidad de su víctima para que ella misma se desacredite. Aquí es interesante nombrar el concepto de Gaslighting, muy en auge últimamente.

Los perversos pueden ser tanto hombres como mujeres y no sólo con sus parejas, sino sobre sus familiares, amigos, hermanos, y personas cercanas en general.

 

¿Un perverso narcisista puede cambiar?

En primer lugar, estas personas deben aceptar su propio sufrimiento y asumir que hay algo que les hace sentir mal, razón por la que buscan la atención y el sufrimiento de los demás. Sin este factor de autoconsciencia, es imposible que cambie.

En segundo lugar, debe buscar ayuda psicológica, siendo sincero en la consulta y tratando de romper su patrón de mentira, sin tratar de sesgar positivamente la información (para quedar bien), y recordando que ese profesional está para ayudar y guiar, nunca para juzgar.

Raquel Navarro López
Psicología, Sexología y Pareja.
Nº. Col. 02468-MU



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR