SUELO PÉLVICO

El paso del tiempo, los embarazos y partos o el exceso de peso entre otros factores debilitan nuestro suelo pélvico.

La consecuencia más evidente es la incontinencia urinaria, generalmente de esfuerzo. La musculatura de la zona no tiene fuerza para cortar voluntariamente la salida de la orina cuando, de forma involuntaria, aumenta la presión abdominal, como ocurre cuando tosemos o nos reímos. Pero hay otras.

 

Podemos tener dolor abdominal o en el mismo periné, en la zona genital, sensación de peso que no sabemos muy bien a qué atribuir. También pueden aparecer disfunciones sexuales, desde disminución de la sensación de placer hasta molestias o incluso dolor con el coito o dispareunia. Lo más importante siempre es la prevención.

Durante los embarazos podemos cuidar nuestro suelo pélvico, sobre todo con una buena fisioterapia tras el parto. Concienciados con el tema, podemos cuidar nuestro suelo pélvico mientras hacemos ejercicio contrayéndolo de forma casi refleja en aquellos momentos en los que notemos que estamos aumentando la presión abdominal. No debe faltar en postoperatorios en los que se haya tratado quirúrgicamente el periné.

 

Pero cuando ya notamos algún síntoma compatible con tener debilitado nuestro suelo pélvico, el tratamiento debe ser inmediato a fin de que no vaya a más. El entrenamiento muscular de todo el periné por personal especializado debe ser previo a cualquier tratamiento farmacológico, y, casi siempre, logra que no tengamos que acabar recurriendo a él. Existen tratamientos como el láser, la radiofrecuencia, o las infiltraciones de ácido hialurónico aplicados vía vaginal que son un gran complemento a lo fisioterapia muscular. Y para casos extremos en los que ya las soluciones no quirúrgicas no son suficientes, como es el caso de prolapsos importante, habrá que recurrir a la cirugía. Pero de nuevo recomendaríamos la rehabilitación del suelo pélvico postoperatoria.

 

Puedes conocer más sobre Suelo Pélvico haciendo click aquí

0
1

ENDOSCOPIA GINECOLÓGICA

La endoscopia en ginecología es la Histeroscopia.

Es una técnica que consiste, como en cualquier endoscopia, en la introducción de una óptica con luz y cámara, en este caso en el útero a través de la vía vaginal. Puede ser diagnóstica, sobre todo para casos en los que haya que confirmar la presencia de un pólipo endometrial o hacer una valoración de un mioma submucoso. En estos casos se suele hacer en consulta y sin anestesia. Las molestias son leves y la recuperación inmediata.

 

Y puede ser quirúrgica, en casos en que haya que hacer una extirpación de pólipos de cierto tamaño, o de miomas susceptibles de ser extirpados por histeroscopia. Estas polipectomías y miomectomías histeroscópicas se realizan en quirófano, con sedación, anestesia general, o regional (epidural o más frecuentemente raquídea). Generalmente no requieren ingreso hospitalario y la recuperación es también prácticamente inmediata.

0
1

GINECOLOGÍA EN ESPECIALIDADES

GINECOLOGÍA DERMATOLÓGICA

Existen múltiples afecciones de la piel de las mamas, el pubis o la vulva que pueden ser consideradas típicamente ginecológicas. Así son, por ejemplo, la Enfermedad de Paget de la mama, enfermedades de trasmisión sexual, diferentes tipos de líquenes que suelen darse con gran frecuencia en la vulva, o, como es lógico el cáncer de vulva y todas sus lesiones precursoras. Hasta aquí estas son patologías que el ginecólogo sigue diagnosticando y tratando de forma eficaz. Pero en dichas zonas cutáneas puede darse cualquier patología dermatológica aunque no sea esa su presentación más típica. En estos casos la especialidad adecuada para diagnosticar y tratar es la dermatología.

En ámbitos hospitalarios de cierta envergadura la tendencia actual es crear unidades conjuntas de patología vulvar llevadas por ambas especialidades.

 

ENDOCRINOLOGÍA GINECOLÓGICA

Solapadas a veces con la especialidad de endocrinología, hay patologías endocrinas que parecen pertenecer por su propia entidad a la ginecología. Así son, por ejemplo, el síndrome de ovarios poliquísticos (SOP), la hiperprolactinemia, el hiperandrogenismo que da lugar al hirsutismo, acné y alopecia, y otros trastornos hormonales que tienen que ver con la esterilidad, lo que entraría en el campo de la endocrinología reproductiva.

Cada uno de ellos requiere de un diagnóstico adecuado y tratamiento cuando sea preciso.

 

GINECOLOGÍA PSICOSOMÁTICA

Existen situaciones especiales que, en ciertas ocasiones, podrían tener un origen psicosomático, o bien, podrían dar lugar a alteraciones psicosomáticas.

En estos casos contamos con el apoyo de nuestro equipo de psicólogos que puede aportar un valor añadido a la hora de ayudarte. Así serían los casos de cierto tipo de disfunciones sexuales, dismenorrea, síndrome de tensión premenstrual, dolor pélvico crónico, algunos casos de esterilidad de origen desconocido, o agresiones sexuales.

0
1

ENFERMEDADES INFECCIOSAS

ENFERMEDADES INFECCIOSAS

 

Vaginitis/vaginosis

Las consultas más frecuentes en ginecología tras las revisiones periódicas.

De ellas el noventa por ciento son candidiasis, infección producida por un hongo que es la Cándida, generalmente Álbicans. Fáciles de tratar en un principio, con frecuencia recidivan hasta hacerse prácticamente permanentes. Este es un problema que por su frecuencia creciente, tiene entidad propia dentro de la ginecología. Gracias a que cada vez hay más estudios sobre el tema también cada vez surgen más soluciones que a veces engloban otros ámbitos aparte del tratamiento puramente médico, como es la micronutrición o el cambio de hábitos. Pero no todo son hongos. Existen muchas vaginitis bacterianas que hay que diagnosticar y tratar. Para ello están los cultivos de exudado vaginal, que debería ser el paso previo imprescindible antes de cualquier tratamiento.

 

Infecciones urinarias

En muchas ocasiones concomitantes con infecciones genitales y, ocasionalmente, causadas por estas.

Existen situaciones especiales en las que hay que dar al las infecciones del tracto urinario (ITU) una mayor importancia. Una es el embarazo, pues, además de ser una situación fisiológica en la que la mujer tiene más tendencia a ellas, en muchas ocasiones pueden ser asintomáticas. Esto, unido a la disposición de las vías urinarias y es especial estado de inmunidad de la embarazada, hace que una infección de orina pueda complicarse y ascender a los riñones causando una pielonefritis. Es por esto que se va haciendo un cribado de infección urinaria a la gestante a lo largo de la gestación con cada analítica.

La otra situación especial sería la menopausia. La mujer en esta etapa de su vida también es más proclive a contraes infecciones en las vías urinarias, pero en este caso debido a la atrofia del epitelio urogenital derivado de la falta de estrógenos. Estas infecciones estarían englobadas en lo que hoy se denomina síndrome urogenital de la menopausia, y cuyo tratamiento pasa por la corrección de dicha atrofia genital con el método más adecuado en cada caso particular de entre los muchos que existen hoy para tal fin, como la infiltración de ácido hialurónico, el láser, los ya muy conocidos tratamientos tópicos, o una combinación adecuada de los mismos.

Especial mención cabe hacer de las infecciones urinarias de repetición, más frecuentes de lo que imaginamos y que afectan en gran manera a la calidad de vida. Estos casos, si bien en muchas ocasiones comienzan con consulta al ginecólogo, deben ser valorados en principio por un especialista en urología. Una vez hecho esto y cuando no se haya encontrado un problema anotómico de origen, disponemos de muchos remedios terapéuticos, la mayoría empíricos , que pueden ayudar en el tratamiento. Así son, por ejemplo, las autovacunas orales, la antibioerapia vaginal tópica, los probióticos tanto orales como vaginales, la homeopatía etc…

 

Abscesos

El más frecuente en ginecología es el absceso de glándula de Bartholino o bartolinitis aguda una de las grandes urgencias de la ginecología.

También son frecuentes los abscesos perianales. La mayoría de las veces no acaba de saberse la causa. El tratamiento es el drenaje y limpieza del mismo que suele ser de urgencia y que se hace en consulta.

 

Enfermedad inflamatoria pélvica

Es un proceso infeccioso importante en el que un agente infeccioso ha llegado a alcanzar el aparato genital interno, generalmente por vía genital pero en ocasiones por vía sanguínea o linfática.

En casos avanzados, puede llegar a ocasionar algún absceso interno que requiere de cirugía para su drenaje, y por tanto ingreso y hospitalización. Tras un proceso así las trompas pueden quedar obstruidas teniendo como consecuencia directa la esterilidad. Hoy por hoy, con la conciencia mayor que tenemos de acudir al médico, la mayoría de los casos se ven al inicio del proceso y pueden ser tratados con antibioterapia y controles en consulta.

 

Infecciones de trasmisión sexual

Las antiguas enfermedades de trasmisión sexual y las venéreas de toda la vida.

No tan infrecuentes como tendemos a pensar. Están las típicamente conocidas como tales como son la sífilis, gonococia, herpes, papilomas, clamidiasis, tricomoniasis, chancro, chancroide, moluscum contagiosum, etc.. cualquiera de ellas puede dar una sintomatología común de vulvitis, vaginitis cervicitis o uretritis  aparte de la particular en cada caso.

Hay otras producidas por parásitos, más fáciles de diagnosticar a simple vista por el tamaño del agente infeccioso, como son las ladillas o piojos púbicos, o la sarna. Además están todas aquellas no son necesariamente de trasmisión sexual pero que pueden ser trasmitidas por esta vía, como la hepatitis B, C, e incluso A, el virus de la inmunodeficiencia humana (HIV), el citomegalovirus (CMV), o el Epstein Barr.

El listado es largo. Pero, en su mayoría, fáciles de tratar con el diagnóstico adecuado. Una vez se ha diagnosticado una conviene hacer un rastreo tanto con muestras de fluidos sexuales como de sangre para asegurarnos de que no han sido varias las contraídas por la misma vía.

0
1

ECOGRAFÍAS

Herramienta básica en la consulta de ginecología y obstetricia, es nuestra ventana al aparato genital interno y al feto en formación.

La ecografía vaginal que en su momento revolucionó nuestra especialidad al permitir una visión mucho más detallada y cercana del interior femenino, es hoy casi la base de nuestro trabajo en consulta, habiéndose quedado la ecografía abdominal como un recurso para circunstancias especiales como es el caso de la mujer virgen o, por supuesto, los embarazos.

 

Y como la ecografía vaginal, en un momento posterior llegó también para dar un gran cambio a esta materia la ECOGRAFÍA 4D, que transformó, sobre todo la consulta obstétrica, en un momento mucho más emocional.

0
1

CIRUGÍA GINECOLÓGICA

Como especialidad medicoquirúrgica, la ginecología ofrece una larga lista de posibles cirugías, de algunas de las cuales ya hemos hablado en apartados anteriores

 

  • Laparoscopia
  • Histeroscopia
  • Legrado diagnóstico/terapéutico
  • Cirugía del himen y/o del introito vaginal
  • Ninfoplastia
  • Reparación quirúrgica del periné
  • Cirugía de la glándula de Bartholino
  • Electrocoagulación de cervix uterino
  • Conización de cervix uterino
  • Correción de prolapsos genitales (vaginal, cistocele, rectocele, uterocele, enterocele )
  • Prolapso de cúpula vaginal
  • Exploración de cavidad abdominal por laparoscopia/laparotomía
  • Histerectomía
  • Miomectomía
  • Cirugía de patología anexial y/o del ligamento ancho(quistes, tumores)
  • Cirugía de malformaciones uterinas y/o vaginales
  • Vulvectomías
0
1

ESTERILIDAD

En consulta te haremos el estudio previo básico y valoraremos las pruebas complementarias radiológicas y analíticas, tanto de sangre como de semen, para hacer el diagnóstico necesario para valorar el mejor tratamiento en caso de esterilidad o infertilidad. Para ello disponemos de las especialidades de ginecología así como de urología que se complementan con este fin. Si finalmente necesitas recurrir a alguna técnica de reproducción asistida, te asesoraremos sobre las mejores técnicas en clínicas de confianza.

0
1

MENOPAUSIA

Una de las etapas más importantes en la vida de la mujer, y, definitivamente, la más delicada.

 

Un periodo al que los médicos en general, y los ginecólogos en particular estamos empezando a mirar con un enfoque nuevo. El aumento de la esperanza de vida deja claro que los 50 años son, al menos en el primer mundo, sólo la mitad de nuestra vida. Y esto nos crea el deseo y la expectativa de vivir esa otra mitad que nos queda en las mejores condiciones posibles.

 

Sin duda alguna la desaparición de la función ovárica y con ello de la regla ocasiona unos cambios importantes en el cuerpo y la mente de la mujer. Cambios no siempre positivos. El nuevo enfoque de esta etapa por parte de la medicina está haciendo que se estén encontrando cada vez más soluciones a los problemas que surgen en esos momentos, poniendo al servicio de la mujer herramientas que ayudan a minimizar estos cambios. El nuevo punto de vista es el que intentamos que ella misma tenga, incitándola a usar dichas herramientas y a no dar por inevitables las consecuencias de no tener la regla.

 

Así son los nuevos tratamientos con ácido hialurónico vaginal y vulvar, láser y radiofrecuencia en ginecología, o los ya conocidos tratamientos tópicos. A veces puede ser también beneficiosa una orientación y apoyo psicológico por parte de un profesional de la psicología, e incluso sexología, que no debe dar miedo explorar.

0
1

ONCOLOGÍA GINECOLÓGICA

El papel del ginecólogo en consulta es fundamentalmente el cribado de patología oncológica ginecológica, sobre todo, por su frecuencia, del cáncer de cérvix con la citología y detección del virus del papiloma humano (VPH), y del cáncer de mama con la exploración y pruebas de imagen.

 

El cribado del cáncer de endometrio debe ser rutinario igualmente en mujeres tras la menopausia, y en aquellas que hayan tenido otro cáncer ginecológico como es el de mama y estén sometidas a algún tratamiento hormonal, si bien una buena valoración del grosor y características del endometrio debe hacerse en cada ecografía que se realice por el motivo que sea.

 

La vulva puede ser la gran olvidada puesto que su patología maligna es estadísticamente poco frecuente. Por eso una buena exploración de la misma debe realizarse de rutina en las revisiones periódicas. Por desgracia, el cáncer de ovario tiene una historia natural mucho menos previsible, lo que, entre otras cosas, hace que no dispongamos de una técnica de cribaje como para el cérvix o la mama. Por ello, al igual que con la vulva o el endometrio, al menos debemos hacer una buena valoración de los ovarios cada vez que hagamos una ecografía ginecológica sea cual sea el motivo por el que la hagamos, pero sobre todo en las revisiones rutinarias.

 

Una vez diagnosticado un cáncer ginecológico, se debe hacer una valoración multidisciplinar por un equipo quirúrgico especializado en oncología y oncólogos médicos para proceder al tratamiento más adecuado a cada caso.

0
1

MASTOLOGÍA

Siendo el cáncer de mama uno de los más frecuentes en el mundo entero, la mama siempre requiere de unas revisiones periódicas exhaustivas.

 

Comenzando por la autoexploración, la exploración en consulta en tus revisiones periódicas debe ser obligada. El cribado con técnicas de imagen, si bien está en constante cambio y no falta controversia, debe intentar hacerse a partir de los 40 años con una periodicidad no menor de cada dos años. Para cuando ya existe una lesión sospechosa tanto radiológica como a la exploración, empiezan a ser necesarias biopsias para análisis de anatomía patológica.

 

Punción aspiración con aguja fina (PAAF)

Para lesiones palpables, superficiales, o que claramente se puedan ubicar por ecografía para hacer una punción ecoguiada. Se realiza en consulta sin anestesia y con unas molestias mínimas.

 

Biopsia con aguja gruesa (BAG)

Igualmente puede ser guiada por ecografía o no si la lesión es muy evidente por grande o superficial. También sin anestesia y con pocas molestias.

 

Biopsia estereotáxica

Se hace a través de una vaina colocada en la mama tras haber localizado exactamente la localización de la lesión a biopsiar mediante rayos x. Sí requiere anestesia generalmente local, y es realizada por radiólogos en centros especializados.

 

Biopsias quirúrgicas de mama

Suelen realizarse en aquellos casos en los que existe un nódulo de baja sospecha de malignidad pero que tiene características per se para ser extirpado.Es el caso de los fibroadenomas mamarios (FA), tumores filodes y otros menos frecuentes.

Consiste en la extirpación del nódulo con mayor o menor margen dependiendo de lo que se sospeche, y el análisis anatomopatológico en diferido. La cirugía es al mismo tiempo diagnóstica y terapéutica si el nódulo finalmente no es maligno o los bordes extirpados son suficientes. Suelen ser sencillas pero deben ser realizadas en quirófano y bajo sedación, y/o anestesia locoregional.

 

Cirugía mamaria

Debe ser realizada por ginecólogos o cirujanos generales especializados en esta disciplina. Cirugía conservadora de mama. Cuadrantectomías. Ganglio centinela. Siempre que se pueda es la tendencia actual.

 

Mastectomía

Cuando las características del tumor impiden una cirugía conservadora como en el caso de los multifocales o de gran agresividad.

0
1

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR