La osteopatía se encuentra dentro del amplio abanico de las disciplinas fisioterapéuticas, consistente en un conjunto de técnicas manuales y tratamientos no invasivos como alternativa a los problemas y dolencias de la salud, evitando la aplicación de métodos farmacológicos para su tratamiento.

 NUESTRO CUERPO. UN TODO

La osteopatía es una disciplina cuyo objetivo principal es la visión holística del cuerpo humano, entendiendo este como una unidad, y no como un conjunto independiente de órganos y estructuras.

Se basa en el principio de que el bienestar de un individuo depende de sus huesos, músculos, ligamentos y tejido conectivo que funcione sin problemas juntos y en equilibrio.

Partiendo de esta premisa, los tratamientos osteopáticos se encaminan al alivio de la dolencia a través de la recuperación del equilibrio orgánico general, más que el alivio analítico del foco del dolor.

A este concepto se suma la aplicación de la homeostasis, es decir, la propiedad de los organismos vivos para mantener una condición estable compensando los intercambios internos y externos, como por ejemplo la autorregulación de la temperatura o de los niveles corporales de pH.

Con estos antecedentes, encontramos en la osteopatía un instrumento dedicado a preservar todas las funciones orgánicas en su perfecta actividad (sistema cardiovascular, respiratorio, nervioso, linfático, músculo esquelético…) y en armonía.

ALGO DE HISTORIA

Esta disciplina fue desarrollada por Andrew Taylor Still en el año 1874, y actualmente se encuentra reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS), siendo impartida como estudios universitarios en países como Francia, Inglaterra o EE.UU.

La OMS aboga por la necesidad de integrar la medicina tradicional con la osteopatía, definida aún hoy como medicina alternativa o complementaria, ya que ofrece una amplia gama de enfoques en el mantenimiento de la salud y el manejo de la enfermedad que podría ejercer un efecto sinérgico, haciendo de ambas medicinas más fuertes, seguras y eficaces.

A pesar de ello, en España la osteopatía todavía no se encuentra regulada como una actividad profesional propia, siendo reconocida solo como una disciplina dentro del grado de Fisioterapia. Este es un tema cuando menos controvertido pues teniendo en cuenta que instituciones de prestigio como es el Ministerio de Ciencia e innovación sí la reconoce legalmente.

 

¿Para quién está indicada la osteopatía?

Gracias al concepto holístico de la osteopatía (que entiende el cuerpo como un todo), su uso está recomendado para una amplia variedad de trastornos y alteraciones orgánicas.

Esta es una lista sólo de las más frecuentes:

  • Osteo-articulares y músculo-esqueléticas: utilizamos técnicas osteopáticas correctoras para devolver la funcionalidad al aparato locomotor tras haber sufrifo fijaciones por contracturas dolorosas por tensiones, tratumatismos o cirugías; así se trata por ejemplo esguinces, lunbosacralgias, tortícolis, tendinitis, radiculopatías (dolor o pérdida de sensibilidad), dolencias fruto de dismetrías estructurales (miembros de distintas longitudes), etcétera.
  • Digestivas: colon irritable, meteorismo, estreñimiento, gases, hernia de hiato, gastritis y

digestiones pesadas

  • Urinarias: incontinencias, cistitis, vejigas irritables…
  • Respiratorias: asma, tos, bronquitis
  • Neurológicos: cefaleas de distintos orígenes, neuralgia trigeminal, migrañas
  • Pediátricos: cólicos del lactante, tortícolis congénitas…
  • Postoperatorios: manipulaciones que alivian el dolor y favorecen la recuperación, entre otros beneficios, a través del drenaje linfático o la movilización fascial entre otras técnicas.
  • Neuropsicológicos: Trastornos del sueño, fatiga, vértigos, cansancio generalizado, estrés, ansiedad…
  • Ginecológicos: dismenorreas, amenorreas, trastornos de la menopausia…
  • Obstetricia: malposiciones fetales, dolores osteoarticulares maternos consecuencia del cambio de su centro de gravedad y otros cambios fisiológicos que ocurren durante el embarazo…

 OSTEOPATÍA CRANEOSACRAL

Una disciplina dentro de la osteopatía.

Como parte de la osteopatía, comparte con ella la visión global del cuerpo como un todo.

Se basa en la teoría de que las fluctuaciones del líquido cefalorraquídeo dentro del cerebro y columna vertebral pueden influir en la actividad de otras zonas del cuerpo. De ello se deduce que la movilización de las meninges, membranas intracraneales e interespinales que envuelven el sistema nervioso central (SNC), a través de la manipulación de estructuras cerebrales, podría reequilibrar el flujo del líquido cefalorraquídeo a través de la columna vertebral, influyendo con ello en el funcionamiento de todo el cuerpo.

Son técnicas de manipulación muy suave que ayudan, no solo a tratar sino también a detectar desequilibrios causantes de múltiples disfunciones neurológicas, tanto motoras como sensitivas.

Es por ello que se la considera apropiada para personas de cualquier edad, desde bebés y niños hasta ancianos, y para cualquier situación fisiológica excepcional como el embarazo o el puerperio.

La lista de las situaciones susceptibles de poder beneficiarse de la terapia craneosacral es muy extensa, pero por citar algunas de ellas:

  • Ansiedad, insomnio, depresión, hiperactividad,estrés
  • Trastornos auditivos como los acúfenos o zumbido de oídos, sinusitis
  • Dolores articulares, tortícolis congénitas, lesiones deportivas, lumbagos, escoliosis,
  • Hiper e hipotiridismo, diabetes, alergias
  • Migrañas, neuralgias, parálisis facial
  • Problemas digestivos
  •  Etc

Con frecuencia los especialistas en osteopatía ofrecen en sus tratamientos una combinación de técnicas de osteopatía variadas  que consideren más indicadas para cada caso.

Pero sus versiones más radicales son controvertidas incluso dentro de la osteopatía. La visión más responsable de todas estas disciplinas debe de ser como medicina complementaria y nunca excluyente de las evidencias científicas que avalan la medicina tradicional.

TERAPIA DE LIBERACIÓN MIOFASCIAL

Qué es la fascia

La fascia es una lámina de tejido conjuntivo fibroso que envuelve el organismo debajo de la piel, incluye músculos y grupos de músculos, y separa estratos musculares o grupos musculares. La fascia también forma vainas que pasan los nervios y los vasos, envuelve glándulas y órganos diversos, y se condensa y vuelve especializada alrededor de articulaciones donde forma o fortalece ligamentos.

Para que os hagáis una idea de que sería la Fascia imaginaros una naranja a la que vaciaríamos completamente la pulpa dejando sólo la estructura que forma los gajos, además los gajos se forman a su vez de pequeños trozos de pulpa envueltos en dicha estructura pero aún más fina. Así es la fascia.

Las restricciones dentro del sistema fascial pueden contribuir al dolor y la disminución en la función. Estas restricciones pueden deberse a desequilibrios posturales, lesiones, cirugía, inflamación de cualquier origen, y/o presión y tensión anormal.

 

En qué consiste

La liberación fascial o movilización fascial es una técnica que consiste básicamente en el estiramiento de la fascia, que se utiliza para desarrollar un cuerpo bien equilibrado, móvil y simétrico dentro del sistema esquelético y del tejido blando.

El sistema fascial consiste en todo un conjunto de vainas del tejido conjuntivo que se distribuyen a todo lo largo del cuerpo en una trama tridimensional, envolviendo a todas las estructuras anátómicas del cuerpo, incluso hasta niveles celulares.

Puesto que es una parte integral de todas las estructuras corporales, juega un papel vital en el funcionamiento. La fascia es tejido conjuntivo y provee un papel estructural, protector, de nutrición y de soporte.

Objetivos de la liberación miofascial

Usada sólo o en conjunto con otras terapias, la movilización fascial

  • Disminuye el dolor.
  • Aumenta el movimiento de la articulación.
  • Restaura el equilibrio del sistema musculoesquelético.

 

Síndrome miofascial

Uno de los caballos de batalla de la osteopatía.

Es un cuadro de dolor de carácter muscular, que se origina en el músculo o en su fascia y ocasiona dolor, ya no sólo en dicho músculo, sino también referido a distancia, ya sea espontáneo o la palpación.

A la palpación se puede identificar en la zona muscular dolorosa una banda de mayor consistencia en la que existe una zona concreta cuya estimulación desencadena el dolor. Es el “punto gatillo” o “trigger point”.

Siendo una de las causas más frecuentes de dolor muscular, es un síndrome del que no se conocen muy bien los mecanismos fisopatológicos que lo producen. Se cree que puede estar originado por microtraumatismos repetidos en una misma zona muscular o por sobrecarga de la misma, de tal forma que se llega a producir una alteración en la liberación de neurotrasmisores en la placa motora del músculo afectado.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR