SOMOS LO QUE COMEMOS

Nuestra alimentación va a condicionar, no solo nuestro estado en cada momento del día, sino el aspecto de nuestra piel o, lo que es más importante, nuestra predisposición a muchas enfermedades.

 

Si bien nacemos con una información genética determinada, la influencia de factores externos puede modificar, al menos en parte, la tendencia marcada por la misma. De estos factores uno de los más importantes, si no el más, es nuestra alimentación.

 

Esta es la base por la que la nutrición puede ser considerada la madre de la medicina preventiva, la parte más importante de medicinas ancestrales como la medicina tradicional china tan en boga hoy en día.
Dieta entendida en el más amplio sentido de la palabra, alimentación adaptada a nuestro metabolismo, a nuestro horario y estilo de vida, a nuestras posibles enfermedades o situaciones fisiológicas especiales, como la infancia, el embarazo o la lactancia, y, por qué no, a nuestros deseos estéticos.

 

Estudio analítico previo y exhaustiva historia clínica.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR