El mundo de la patología de origen psicológico es tan amplio como el de las terapias encaminadas a solucionarlas.

 

La psicología clínica es un campo muy extenso y poco conocido, que abarca desde trastornos de la personalidad hasta patologías complejas como la distorsión de la percepción corporal de uno mismo. Estudia alteraciones del estado de ánimo como la depresión o los estados bipolares (maniacodepresivos ); todos los tipos de estados de ansiedad entre los cuales está la agorafobia; fobias en toda su extensión; hipocondría; agresividad; adicciones; relaciones familiares disfuncionales; trastornos de pareja; problemas de la adolescencia; trastornos infantiles como la hiperactividad, el autismo, la enuresis o los terrores nocturnos; trastornos del sueño; trastornos de la alimentación (anorexia, bulimia, obesidad ); y un larguísimo etcétera.

Nuestro trabajo está basado en el uso exclusivo de técnicas y herramientas psicológicas cuya eficacia ha quedado demostrada en diferentes estudios empíricos, la actualización continua de instrumentos de evaluación y métodos de intervención psicológica, el valor humano y la ética profesional como marco de actuación.

Todos los casos que llegan a nuestro centro son atendidos por un psicólogo especializado que se reúne con un equipo profesional en el caso de que fuera necesario para discutir y analizar cada caso particular con el objetivo de ofrecer la mejor calidad en el servicio a nuestros pacientes.

Debemos hacer hincapié en el hecho de que la psicología clínica no sólo está orientada a patologías psicológicas, sinó también a muchas patologías psiquiátricas que encuentran en la psicoterápia un complemento como tratamiento coadyuvante a la medicación .

Por último, es importante tener en cuenta que el psicólogo no sólo trabaja con personas que padecen alguna alteración, sino que también ayuda todas aquellas que simplemente desean mejorar sus vidas y/o sentirse más plenas, felices y realizadas.

 

En nuestro centro contamos con profesionales con una extensa experiencia en todos estos trastornos, terapias de pareja etc, por lo ofrecemos atención psicológica para personas de cualquier edad, adultos, niños y adolescentes.

 

Es el especialista el que, tras una valoración exhaustiva de cada caso y la determinación de un diagnóstico concreto, orienta hacia el mejor tipo de terapia psicológica.

AREAS DE INTERVENCIÓN

Desde la vertiente cognitiva-conductual, pretendemos que la intervención vaya dirigida a promover el cambio conductual adaptativo en el individuo y su medio, que esos cambios sean reflejados tanto a nivel cognitivo, fisiológico y motor, abogando por los tratamientos breves y centrados en los determinantes actuales situados en el “aquí y ahora”.
Desde la vertiente más Humanista y Transaccional nos centramos hacia la persona, depositando una confianza en ella como plenamente capaz de poder dirigir su vida hacia su autorrealización, viendo cuales son sus necesidades y los posibles conflictos interpersonales que pueden surgir en el seno de cualquier relación humana, detectarlos y saber solventarlos es fundamental para el bienestar psicologico.

 

Se intervienen en los problemas y trastornos que la persona pueda estar experimentando. Mediante un análisis y evaluación exhaustivos del cuadro clínico que presenta la persona se procede a la intervención personalizada siempre utilizando técnicas y tratamientos empíricamente validados, con el fin de mejorar, paliar y remitir la sintomatología que es fuente de malestar.Todo ello con una estrecha colaboración con profesionales de la Psiquiatría, Ginecología, Urología, Fisioterapia y Nutrición.

A menudo los problemas o la sintomatología no configuran un trastorno, son signos, pero no por ello tienen que desatenderse. La orientación psicológica y la psicoterapia, dan a la persona las herramientas y recursos suficientes para que en poco tiempo resuelvan efectivamente sus conflictos.

 

Dentro del área de Psicología Clínica de adultos trabajamos con:

Como en todo los cuadros clínicos hay diferentes grados y muchisimos matices a la hora de describir un trastorno de ésta índole, el cual ha de ser correctamente evaluado y detectado.

 

Generalmente cursan con una serie de alteraciones anímicas, como Tristeza, sensación de abatimiento o infelicidad, irritabilidad, ansiedad, y sensación de vacío. A nivel conductual se suele experimentar una disminución de interés por actividades o situaciónes que antes si que causaban placer, hay una falta de energía, de motivación o nerviosismo, aparecen problemas de sueño, aumento o bajada de apetito, molestias corporales difusas, mareos o una disminución del apetito sexual. Desde un punto de vista más cognitivo se produce una alteración en el rendimiento, manifestado en la memoria, en la atención, en constantes pensamientos circulares y rumiativos sobre alguna cuestión en particular, como la culpa, desesperanza, la autodepreciación o la muerte. A un nivel más interpersonal suele desembocar en un deterioro de las relaciones con los demás, una bajada del interés por la gente o un rechazo.

Son los cuadros que con mayor prevalencia suelen aparecer en la población general y los que se suelen dar en muchas condiciones en comorbilidad con los trastornos depresivos. Son numerosos los cuadros que se engloban dentro de este epigrafe, algunos de ellos podrían ser:

 

-Crisis de Pánico

Se experimentan periódos muy concretos de malestar muy intenso que empieza bruscamente y alcanza su máximo nivel a los 10 minutos junto con una sensación de peligro inminente e impulso de escapar al que se le suman síntomas como palpitaciones, temblores, sensación de ahogo, miedo a perder el control, mareos o desmayos,hormigueo o sensacion de atragantarse.

 

– Agorafobia

Viene definida por el miedo a estar en lugares públicos o situaciones en las que sea difícil o embarazoso escapar. Estas situaciones son evitadas o bien se soportan con gran malestar o bien es necesario estar acompañado de alguien. Las situaciones más comunmente agorafobicas sulen ser el estar solo fuera de casa, en lugares concurridos, teatros, restaurantes, cenrtos comerciales, espacios cerrados como túneles o ascensores, viajar en transportes públicos, conducir en atascos o autovias, hacer cola en supermercados o incluso estar sentados en la silla de la peluqueria o dentista.

 

– Fobias específicas

Es el trastorno de ansiedad más prevalente, y suele verse como un temor muy intenso y persistente desencadenado por un objeto o una situación específica. Cuando se le expone a la persona le genera gran malestar e interfiere en su rutina, en su trabajo o en sus relaciones sociales de forma significativa. Los cinco tipos más frecuentes son:

  • Animal: suelen aparecer de forma más común en la infancia.
  • Ambiental: tormentas, alturas, agua.
  • Sangre/Inyecciones: suele ser un patrón muy común en familiares.
  • Situacional: trasporte público, túneles, puentes, ascensores, aviones.
  • Otros: miedo a atragantarse, vomitar, contraer enfermedades, o en niños miedo a los disfraces.

 

– Fobia Social

Es un miedo elevado  y persistente situaciones sociales donde la persona se ve expuesta a personas que no son de su entorno familiar o ante la sensación de que están siendo evaluadas. La persona tiene miedo a actuar de forma embarazosa o humillante. La exposición genera una respuesta de ansiedad o en niños se pueden traducir en lloros, berrinches o mutismo. Suele tener su inicio en la adolescencia y tiene a ser crónico, en la edad adulta presenta fluctuaciones en relación a estres y demandas.

 

– Ansiedad Generalizada

Es el segundo trastorno más prevalente en la población general y suele experimentarse en forma de una preocupación excesiva sobre una amplia gama de acontecimientos o actividades , que a la persona le resulta difícil controlar el estado de constante preocupación. Cursa con inquietud, impaciencia, fatigabilidad, dificultad para concentrarse, irritabilidad, tensión muscular y problemas de sueño.

-Trastornos de Somatización

Suele ser más prevalente en mujeres y se caracteriza por continuas visitas a especialistas y un rechazo a aceptar el diagnostico médico de que no existe una causa orgánica que lo justifique. La persona experimenta una historia de múltiples síntomas físicos, generalmente antes de los 30 años, y que persiste durante años, que conlleva quejas sobre 4 síntomas dolorosos, 2 gastrointestinales, 1 síntoma de índole sexual y otro pseudoneurológico. Es importante destacar que ninguno de ellos se debe  a la existencia de ninguna enfermedad médica que lo justifique, y no son simulados de forma intencionada.

 

Nuestros Psicólogos una vez tengan un diagnóstico médico de ausencia de enfermedad orgánica que justifique ese dolor, procederían a trabajar cada uno de las manifestaciones de esos síntomas, factores mantenedores y de forma más individualizada profundizar en el cuadro.

 

 – Trastorno por Dolor:

El síntoma principal es el dolor localizado en una o más zonas del cuerpo de suficiente gravedad como para necesitar atención médica. También aparece con el nombre de Síndrome de fatiga crónica o Fibromialgia. En esta ocasión los factores psicológicos juegan un importante papel en el inicio, gravedad o exacerbación del cuadro y al igual que el anterior no es simulado ni producido de forma intencionada.

El tratamiento en este caso iría orientado a detectar una vez descartados cualquier tipo de diagnóstico orgánico, a la intensidad de los síntomas y cuales son los factores que desencadenas el cuadro y los mantienen, aprender a detectarlos y saber canalizarlos y afrontarlos de una manera más adaptativa que no sea desde la manifestación del dolor.

 

-Hipocondría:

Se caracteriza por una preocupación o miedo a tener, o la convicción de padecer una enfermedad grave a partir de la interpretación personal de síntomas, a pesar de las continuas exploraciones médicas apropiadas que desmienten esa creencia. Continuamente se encuentran chequeándose todo el cuerpo en busca de síntomas y son especialmente sensibles a los síntomas o enfermedades de otras personas cercanas, creyendo padecer los mismos signos que relatan aquellas personas realmente enfermas.

El papel de la familia y pareja juega un importante factor a tener en cuenta, ya que éstos suelen calmar al paciente atendiendo continuamente sus quejas. La intervención iría encaminada a la parte  más individual con la propia persona y también se le daría pautas a los familiares cercanos o pareja para que colaboren en el tratamiento y contribuyan a mantener los cambios terapéuticos.

Las Obsesiones son pensamientos, imágenes o impulsos muy frecuentes y que son vividos como inapropiados generando gran malestar y preocupación. Es importante destacar que estas preocupaciones no reflejan las preocupaciones típicas de la vida diaria, siendo la persona la que lucha por ignorarlas o intenta suprimirlas con alguna acción u otro pensamiento.

Por lo que respecta a las Compulsiones son comportamientos que se repiten, como pueden ser lavarse las manos, ordenar, comprobar, o bien actos mentales como rezar, contar, repetir palabras en silencio, y la persona siente que las tiene que hacer en respuesta  a las obsesiones y según unas reglas rígidas, con el fin de prevenir o reducir el malestar de una situación temida. Es importante saber que en muchas ocasiones aparecen las Obsesiones pero no las Compulsiones.

Lo que si se da siempre es un malestar muy intenso que dificulta la vida de la persona y que generalmente le lleva a perder una gran cantidad de tiempo a lo largo del día que suele exceder la hora.

 

 – Trastorno Dismórfico Corporal:

En este tipo de cuadros se da una preocupación por un defecto que es imaginado de una parte del cuerpo, o  en el caso de que hayan leves anomalías fisicas la preocupación resulta ser excesiva. Es común que aparezca en personas que demanden continuas operaciones de estética o consulten con numerosos tratamientos corporales, no quedando nunca lo suficientemente satisfechos. Es importante evaluar bien este tipos de trastornos.

 

-Tricotilomanía:

 La persona se arranca continuamente el cabello y se aprecia una pérdida importante de éste. Ella se ve como incapaz de resistirse al impulso y experimenta tensión si intenta suprimir el impulso y placer o alivio cuando lo lleva a cabo.

 

 -Trastornos por acumulación:

 Se experimenta un dificultad por deshacerse de pertenencias u objetos que nada tienen que ver con su valor real. Necesitan guardar objetos continuamente y esa incapacidad de deshacerse de ellos llevan al desorden de la vivienda y compromete gravemente la vivencia dentro de ella. Normalmente si la casa se ve ordenada suele ser por la intervención de familiares o de terceras personas.

 

 -Trastornos por excoriación:

Rascado o arrancamiento de la piel que provoca lesiones, la persona ha intentado pararlo en diferentes ocasiones pero no lo ha conseguido, provocandole gran malestar y es muy importante que se descarte que sea debido los efectos de una sustancia o medicación o condición médica.

 

-Trastornos relacionados con el trauma

Engloban aquellas personas que se han visto expuestas a sucesos aversivos inusuales como agresiones sexuales, accidentes, catástrofes, guerras, y que pueden llevar a la experimentación de un estrés postraumático.

 

-Trastorno por estrés postraumático:

La persona se ha visto expuesta, ha presenciado o le han contado un acontecimiento donde ha habido muertes o amenazas a su seguridad o a la de los demás, generando miedo, terror o indefensión.

La persona reexperimenta de forma muy frecuente ese trauma  con recuerdos y en niños se puede manifestar por juegos repetitivos acerca del hecho. Aparecen pesadillas y en ocasiones actúa o siente que el hecho está ocurriendo en el presente, suelen evitar la exposición a objetos, situaciones o personas que recuerde el trauma por el malestar que les genera. Disminuye el interés por participar en actividades y sienten un desapego hacia los demás.

 

A nivel más fisiológico tienen dificultades para mantener o conciliar el sueño, irritabilidad o ataques de ira, dificultades para concentrarse, hipervigilancia y respuestas exageradas de sobresalto.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR