Disponemos de terapias individualizadas para todo ese tipo de problemas que nos impiden tener una vida sexual satisfactoria, llevadas a cabo por psicólogos con una amplísima formación especializa en sexología, con toda la profesionalidad que eso conlleva.

 

Cuando surgen dudas que tienen que ver con la sexualidad (todos tenemos alguna vez), en general, por desconocimiento, vergüenza o negación del problema, con frecuencia las dirigimos a las personas equivocadas, en vez de acudir en busca de respuestas a los verdaderos profesionales formados en esta materia tan específica.

 

La pregunta más frecuente es la falta de deseo sexual, generalmente en un contexto de otro deseo no del todo satisfecho que es el de hacer más feliz a la pareja. Pero hay otras no menos importantes que también afectan a buena parte de la población, como son la incapacidad para sentir excitación, placer en general (anhedonia) o placer sexual (anorgasmia), la aversión al sexo, la disconformidad con la propia orientación o prácticas sexuales, la superación de experiencias traumáticas, o lo que ya entra dentro del campo de la patología propiamente dicha como el vaginismo, la dispareunia o dolor en las relaciones sexuales, la disfunción eréctil (impotencia), eyaculación precoz, etc.

 

Nuestros psicólogos intentarán solucionar todas estas situaciones siempre dentro de un exquisito marco de confidencialidad, naturalidad y respeto, que harán que te sientas cómodo en todo momento.

sexologia_clinica

DISFUNCIONES SEXUALES

 TRANSTORNOS DEL DESEO SEXUAL

Se producen tanto en hombres como en mujeres, siendo en estas últimas dónde mayor prevalencia a existido hasta ahora y siendo en hombres dónde está apareciendo cada vez más. El deseo es muy sensible a cambios corporales, estrés, cambios de pareja, trabajo, nacimiento de un hijo, etc. Cualquier tipo de factor puede alterarlo y es muy frecuente que todas las personas experimenten algún episodio a lo largo de sus vidas caracterizado por un descenso importante. La preocupación ha de venir cuando pasa de ser algo puntual a algo que se extiende a lo largo del tiempo y que generalmente vienen a traer desavenencias con la pareja, que casi siempre es la que demanda la ayuda o presiona a la persona afectada para que la busque.

TRANSTORNO POR AVERSIÓN AL SEXO

Algo muy diferente es tener aversión, asco o rechazo a mantener relaciones sexuales, o a algún aspecto más concreto de las relaciones, como pude ser el olor corporal de nuestra pareja, el semen, el vello corporal, etc. Se caracteriza por una continua evitación de esos acercamientos que generalmente acaban extendiéndose a cualquier tipo de acercamiento que la persona interprete que puede llegar a ser la antesala de alguna situación sexual, como puede ser el visionado de escenas de sexo en la tele, ver a gente en la calle intercambiándose caricias o no tolerando el acercamiento de la pareja.

 TRANSTORNOS DE LA EXCITACIÓN SEXUAL

Se producen tanto en hombres como en mujeres, siendo en estas últimas dónde mayor prevalencia a existido hasta ahora y siendo en hombres dónde está apareciendo cada vez más. El deseo es muy sensible a cambios corporales, estrés, cambios de pareja, trabajo, nacimiento de un hijo, etc. Cualquier tipo de factor puede alterarlo y es muy frecuente que todas las personas experimenten algún episodio a lo largo de sus vidas caracterizado por un descenso importante. La preocupación ha de venir cuando pasa de ser algo puntual a algo que se extiende a lo largo del tiempo y que generalmente vienen a traer desavenencias con la pareja, que casi siempre es la que demanda la ayuda o presiona a la persona afectada para que la busque.

TRANSTORNOS ORGÁSMICOS

En la mujer suele manifestarse por su incapacidad para llegar a alcanzar el orgasmo o incluso la no experimentación de éste nunca. En este tipo de tratamientos es muy importante que la mujer conozca su cuerpo y sepa experimentar con él, por lo que la parte educativa va a cobrar una labor muy relevante.

En los hombres se da tanto la ausencia de orgasmo, o también llamada Eyaculación retardada, y es cuando tardan un tiempo excesivamente largo en alcanzar el orgasmo o la eyaculación, lo cual provoca malestar en el hombre que lo padece pero también en su pareja sexual que le es imposible aguantar el ritmo de a veces horas de relaciones sexuales.

También en el hombre aparece y con más frecuencia que en la anterior la Eyaculación Precoz, siendo otro de los cuadros más frecuentes en consulta. Los hombres o sus parejas se quejan del poco tiempo que tardan en eyacular y no poder seguir disfrutando de sus relaciones. Es un cuadro que va muy de la mano con la ansiedad que se experimenta en la situación y que lejos de ser una fuente de placer se convierte en una fuente de estrés, y casi de atentado contra el ego masculino.

 TRANSTORNOS POR DOLOR

Estaríamos ante un caso de Dispareunia si hubiese dolor durante la penetración o al acabar de mantener relaciones y puede aparecer tanto en hombres como en mujeres, lo cierto es que es más frecuente en mujeres.

Hablaríamos de Vaginismo cuando aparecieran continuas contracciones involuntarias de la vagina que impidieran la penetración por hacerla extremadamente dolorosa.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR