Celulitis antes y después del tratamiento

CELULITIS. UN MAL DE NUESTRO TIEMPO.

Cuando pensamos en celulitis lo que tenemos muy claro es que es algo que no queremos tener.

 

Pero, ¿sabemos realmente lo que es?

El término “celulitis “ en medicina estética está mal empleado, pero su uso frecuente ha generado una acepción entendida como una alteración que involucra a la dermis y el tejido graso subcutáneo sobre todo de la mitad inferior del cuerpo que da a la piel un aspecto estético mal tolerado que es la piel con hoyuelos conocida como “piel de naranja”.

 

Debe diferenciarse del término médico celulitis que es la inflamación del tejido graso ocasionada por un agente infeccioso, generalmente por bacterias.

 

Sea como sea, tener celulitis es una condición estética que no deja indiferente.

 

La celulitis, que en tiempos pasados era considerada una situación fisiológica, incluso para algunos algo bello (sirvan de ejemplo las gracias de Rubens), según las tendencias estéticas vigentes es, posiblemente, el inestetismo peor tolerado de nuestros tiempos.

 

De causa multifactorial donde entra tanto la genética, el estado circulatorio o los estrógenos entre otros, en la celulitis lo que sucede es que hay una hipertrofia adipocitaria y un enlentecimiento de la circulación linfática que, en círculo vicioso, favorecería la lipogénesis a nivel local, lo que traducido a lenguaje comprensible quiere decir que los adipocitos están aumentados de tamaño y el tejido no es capaz de drenar bien el líquido extracelular, lo que a su vez condiciona un mal funcionamiento del adipocito que sigue tendiendo a crecer. Toda esta explicación hace que hoy el término médico más aceptado para lo que comúnmente llamamos celulitis sea paniculopatía edematofibroesclerosa (PEFE).

 

Afecta sobre todo al sexo femenino, aunque también la pueden presentar hombres, y empieza a manifestarse a partir del despliegue hormonal de la pubertad.

 

Como tantas otras, la celulitis es una patología evolutiva, y como tal hay que ser conscientes de que es algo contra lo que se va a tener que luchar con carácter crónico, y que, si no se trata, posiblemente alcance estadios más avanzados.

 

Tratamiento de la celulitis

Siendo la celulitis una patología de causa múltiple y difícil de establecer en cada persona, los tratamientos que podemos ofrecer hasta el momento no son etiológicos sino protocolos terapéuticos con los que se consigue mejoría clínica más o menos importante.

 

Los resultados de los tratamientos son variables, persona dependiente, y los mejores son los obtenidos mediante la asociación de varias técnicas de medicina estética corporal como mesoterapia, carboxiterapia y tratamientos físicos como los ultrasonidos (HIFU, cavitación), vacunterapia o radiofrecuencia entre otros.

 

Es importante saber que la mejora obtenida perdurará si se lleva a cabo un seguimiento adecuado que incluya tratamientos de mantenimiento, así como cuidados domiciliarios con productos cosméticos complementos alimentarios, dieta adecuada y ejercicio físico.

 

Sin duda alguna, un premio a la constancia.

Dra. Montserrat Albarrán Gómez
Nº. Col. 30/28/49454
Médico Especialista en Ginecología y Obstetricia
Experto en Ginecología Estética Funcional y Regenerativa
Máster en Medicina Estética y Antienvejecimiento



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies