Ginecología enfermedades infecciosas y láser vaginal

LÁSER GINECOLÓGICO: NUEVO TRATAMIENTO PARA INFECCIONES VAGINALES DE REPETICIÓN

Esperanza para las infecciones vaginales crónicas

Existe una nueva manera de tratar esas infecciones vaginales crónicas que no ceden con ningún tratamiento, el láser vaginal.

 

Las vaginitis de repetición que nos traen de cabeza tanto a ginecólogos como a pacientes, esas que no acaban de curarse o que aunque parezcan curadas vuelven a aparecer al poco tiempo sin ninguna explicación, parece que podrían empezar a tocar a su fin.

 

Y ¿cómo funciona el láser vaginal en estas infecciones?

 

Pues parece ser que los efectos regenerativos del láser a nivel de la mucosa vaginal ocasionan un cambio en el pH y con ello de la microbiota vaginal, haciendo que el ecosistema de la vagina vuelva a ser el adecuado para defenderse por sí solo de flora patógena.

 

También es posible que el láser vaginal mejore el estrés oxidativo de las células de la vagina, repercutiendo por tanto en su metabolismo, su salud y con ello de nuevo en su capacidad de defensa frente a infecciones.

 

La desaparición de las infecciones vaginales se ha ido viendo como efecto colateral beneficioso inesperado en un gran número de pacientes que se han realizado el tratamiento del láser ginecológico por otros motivos como la sequedad vaginal o la incontinencia urinaria.

 

Es por ello que, si bien las teorías de cómo funciona en estos casos no han podido todavía ser demostradas, la experiencia tan claramente positiva hace que estas vaginitis crónicas o recidivantes se presenten como una nueva indicación de tratamiento del láser vaginal.

 

Qué hacer ante una infección vaginal

 

El primer paso a seguir ante una infección vaginal es realizar un cultivo para identificar el agente patógeno, si puede ser con un antibiograma y/fungigrama que nos diga qué antibiótico o antifúngico es el más adecuado para el tratamiento.

 

Tras el tratamiento cada vez está más clara la conveniencia de completar el tratamiento con probióticos, mejor si son tanto vaginales como orales, a fin de repoblar la flora vaginal perdida tanto durante la infección como fundamentalmente durante el tatamiento antibiótico y/o antifúngico.

 

Si la infección persiste o recidiva se puede valorar el cambiar de agente antiinfeccioso, hacer tratamientos largos, y, siempre, acompañarlos de probióticos y prebióticos para finalizar los tratamientos.

 

Si tras esas medidas aún persiste la tendencia a la infección, ese es el momento de valorar un tratamiento con láser vaginal.

 

El número de sesiones dependerá de la evolución que será diferente en cada paciente dependiendo de su propia microbiota, edad, tratamientos previos y evolución de la infección.

 

Una gran esperanza para una patología cada vez más frecuente

 

Sí, las infecciones vaginales tanto bacterianas como fúngicas, e incluso las infecciones urinarias se están viendo beneficiadas por el tratamiento con el láser vaginal.

 

Una patología que resta calidad de vida, que impide tener relaciones sexuales, que acaba desquiciando a la mujer que la padece y, en la mayoría de los casos también a sus parejas, y para la que hasta hoy existían pocas soluciones reales.

 

En Artemédica disponemos del láser ginecológico Gynelase, uno de los mejores del mercado actual y una ya amplia experiencia con resultados cada vez mejores para poder ofrecerte soluciones a tus problemas ginecológicos.

 

No dudes en consultarnos.

Dra. Montserrat Albarrán Gómez

Nº. Col. 30/28/49454

Médico Especialista en Ginecología y Obstetricia
Experto en Ginecología Estética Funcional y Regenerativa
Máster en Medicina Estética y Antienvejecimiento



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies