Embelece tu rostro con botox

TOXINA BOTULÍNICA TIPO A PARA EMBELLECER TU ROSTRO

EMBELLECER CON BOTOX

La toxina botulínica tipo A es el tratamiento de medicina estética facial con el que relajamos la musculatura facial, suavizando la arrugas existentes y previniendo la formación de nuevas.
Conocida por la mayoría como botox, es el tratamiento por excelencia para de las arrugas de expresión, aquellas que se producen cuando gesticulamos.

Qué hace la toxina botulínica

 

La toxina botulínica relaja la contracción muscular con lo que reduce la fuerza que empleamos al hacer determinados gestos.

 

Esto a su vez atenúa o incluso elimina las arrugas que se forman en nuestro rostro al gesticular, las llamadas “arrugas de expresión”.

 

El tratamiento con toxina botulínica por tanto armoniza nuestros gestos, nos da un aspecto no solo más fresco y relajado, sino que nos hace parecer incluso de mejor humor, lo que está demostrado que repercute positivamente en cómo nos ven los demás.

 

Mientras no hacemos determinados gestos o los hacemos con más relajación, nuestra piel está descansando, no marcamos de forma reiterada miles de veces al día determinadas arrugas propias de nuestra gesticulación, lo que lógicamente retrasa el envejecimiento en esa zona.

 

Por todo ello está claro que la toxina botulínica no solo trata las arrugas de expresión sino que ralentiza el envejecimiento de la zona tratada.

 

Para quién es la toxina botulínica

 

La toxina botulínica es un tratamiento para mujeres y hombres de cualquier edad, ya sean jóvenes o mayores.

 

Puesto que lo que trata en esencia son las arrugas de expresión, las que hacemos al contraer ciertos músculos faciales, la gente joven es quizá la más candidata, pues comenzamos a tratar la piel cuando está en mejores condiciones, a tiempo de poder evitar la aparición o profundización de ciertas arrugas.

 

Por lo tanto la toxina botulínica puede ser considerada un tratamiento preventivo contra el envejecimiento. No hay que esperar a tener arrugas marcadas para tratarse con toxina botulínica, no hay que esperar a tener arrugas profundas, surcos cicatriciales que requerirán algo más que toxina botulínica.

 

Como actúa la toxina botulínica

 

La toxina botulínica es una neurotoxina que actúa sobre las terminaciones neuromusculares colinérgicas inhibiendo la transmisión nerviosa y relajando con ello los músculos sobre los que actúa.

 

El efecto sobre el músculo depende de la dosis administrada, de forma que podemos sencillamente relajar un movimiento o bien paralizarlo según nuestros deseos.

 

El arte de infiltrar toxina botulínica

 

A la hora de tratar con toxina botulínica lo primero y más importante que hay que hacer es decidir qué gestos queremos suavizar. Aquí es donde radica el arte y el éxito de este tratamiento.

 

Tendremos en cuenta como gesticula el paciente, la fuerza de la contracción de cada músculo, cosa que puede variar según el sexo, si es un paciente hiperactivo o hipertónico, y sobre todo, sus deseos.

 

Esto nos hace elegir los puntos concretos donde infiltrar la toxina y las dosis que serán necesarias para conseguir el efecto deseado.
Es muy importante realizar fotografías que permitan valorar los resultados a posteriori, tanto para un posible retoque como para poder elegir el mismo efecto o cambiarlo en sesiones posteriores.

 

Y a partir de ahí la infiltración es muy sencilla. No requiere anestesia, y tras la misma el paciente puede volver a su vida cotidiana.

 

Rompiendo falsos mitos sobre la toxina botulínica

 

Existe la creencia de que la toxina botulínica deja la cara inexpresiva, motivo por el cual muchas personas se muestran reticentes a probar el tratamiento. Si entendemos que el efecto es dosis dependiente y que nosotros elegimos qué movimientos son los que queremos relajar, es fácil deducir que esta afirmación es falsa. Solo quedarán inexpresivos aquellos rostros en los que las dosis y/o los puntos de infiltración no hayan sido los adecuados, ya haya sido decisión del médico o del propio paciente.

 

En Artemédica consideramos que el tratamiento con toxina botulínica es un arte, arte a través del que armonizar la expresión facial sin paralizar el movimiento.

 

También hay quien tiene miedo a la toxina botulínica por considerarla peligrosa. Para aclarar esto es importante explicar que las dosis empleadas en medicina estética son muy inferiores a las empleadas en otros campos de la medicina, como por ejemplo en la parálisis espástica infantil, y, sobre todo, miles de veces inferiores a dosis potencialmente tóxicas.

 

Conocer bien la toxina botulínica y eliminar falsas creencias es la clave para poder disfrutar de un tratamiento con botox.

 

A modo de conclusión

 

La toxina botulínica tipo A es un arma terapéutica fundamental en las consultas de medicina estética ya que, bien usado, es un producto inocuo, de efectos rápidos y sorprendentes que ilumina nuestra expresión y encanta a la casi todo el mundo que lo prueba.

 

Por algo es, con diferencia, el tratamiento medicoestético más realizado en todo el mundo.

Dra. Montserrat Albarrán Gómez
Nº. Col. 30/28/49454
Médico Especialista en Ginecología y Obstetricia
Experto en Ginecología Estética Funcional y Regenerativa
Máster en Medicina Estética y Antienvejecimiento



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies