CARBOXITERAPIA

La carboxiterapia es un tratamiento con el que conseguimos oxigenar los tejidos, que consiste, paradójicamente, en la infiltración de anhídrido carbónico (CO2).

¿Cómo se oxigenan los tejidos con el CO2?

El CO2 consigue oxigenar los tejidos básicamente por dos motivos:

-En primer lugar, el CO2 es por sí mismo un potente vasodilatador, con lo que consigue que el tejido tratado se hiperemie, se llene de sangre y con ello de nutrientes y, sobre todo, de oxígeno.

-En segundo lugar y quizá más importante, produce un cambio de pH en el tejido infiltrado que invierte la afinidad por los gases de los glóbulos rojos, nuestras células trasportadoras de oxígeno, haciendo que en ese momento se vuelvan mucho más afines por el CO2 que por el oxígeno, de tal forma que sueltan las moléculas de oxígeno que transportan para recoger el anhídrido carbónico que hemos infiltrado, fenómeno que se conoce como efecto Bohr.

¿Y qué se consigue oxigenando los tejidos?

El oxígeno, junto a la glucosa, es el alimento esencial de las células. Un aporte adecuado de oxígeno hace que las células mejoren su metabolismo, su funcionamiento, y por tanto su salud.

Así, según la zona y profundidad que infiltremos, se buscan unos efectos u otros.

¿Qué se trata con carboxiterapia?

De su mecanismo de acción puede deducirse que tiene muchísimas aplicaciones terapéuticas.

Nació como tratamiento para enfermedades vasculares, más concretamente arteriales a principios del siglo XX.

Tiene muchas posibles aplicaciones en Dermatología, pues la piel, de tan fácil acceso, es uno de los tejidos que más opciones ofrece. Es un excelente tratamiento parala psoriasis, úlceras o granulomas.

En Cirugía es un perfecto tratamiento tanto pre como postoperatorio, tanto para cirugías plásticas como de cualquier otro tipo.

En el campo de la Fisioterapia y la Osteopatía, puede usarse como terapia para el dolor y la inflamación en patología osteoarticular como es el caso de artritis.

En Urología puede utilizarse en casos de impotencia de origen vascular.

En concreto en el campo de la Medicina Estética:

Aplicado en la piel, normalmente de forma profunda a nivel de la dermis, estimula la célula noble del tejido conectivo, el fibroblasto, aumentando su producción de colágeno, neocolagénesis, y elastina, haciendo que esta recupere su elasticidad y firmeza.

Es uno de los mejores tratamientos que existen para ojeras.

Nutre y mejora el estado del folículo piloso por lo que es un gran tratamiento para alopecias tanto solo como complementario a otras técnicas como bioestimulación con factores de crecimiento, plasma rico en plaquetas o incluso transplante capilar.

En hipodermis o tejido celular subcutáneo, donde tenemos la grasa bajo la piel, mejora el metabolismo del adipocito, lo que tiene un efecto lipolítico, lo que la convierte en uno de los m tratamientos imprescindibles para celulitis y acúmulos de grasa localizada. Potencia los efectos de cualquier otro tratamiento que se emplee para este fin como nuestro Cyclone.

En Ginecología Estética y Regenerativa se utiliza, para regenerar la mucosa vaginal en casos de atrofia o sequedad, situación más frecuente pero no exclusiva de la menopausia, pues mejora no solo la hidratación de la vagina sino también su tonicidad, lubricación y sensibilidad. También se usa para tratar cicatrices de episiotomía o de cesárea antiestéticas o dolorosas, estrías, o devolver volumen y con ello poder de protección a labios mayores.

Si tuviéramos que hacer un listado, sus tratamientos más frecuentes serían estos:

  • Celulitis y grasa localizada
  • Reafirmación corporal
  • Reafirmación y rejuvenecimiento facial
  • Ojeras
  • Rejuvenecimiento vaginal y vulvar
  • Cicatrices
  • Marcas de acné
  • Estrías
  • Alopecias o caída del pelo
  • Trasplante capilar en su preparación y postoperatorio
  • Lesiones vasculares
  • Manchas como coadyuvante en tratamientos despigmentantes por su poder antiinflamatorio

¿Cómo se hace?

La carboxiterapia se realiza habitualmente mediante unas sencillas infiltraciones con agujas diminutas de 30 o 32 G, finas y cortas, casi imperceptibles, con las que, apenas cambiando la inclinación, podemos llegar a la profundidad deseada.

A través de ellas se infiltra el CO2 medicinal, un gas estéril que tiene muchos otros usos en medicina.

Para la infiltración del gas habitualmente se emplea algún dispositivo que permita controlar tanto la velocidad como la cantidad de gas infiltrada, cosa que se consigue o bien con pistolas bien con aparatos de mayor precisión.

Venusian

En Artemédica hemos optado por una plataforma que, además de controlar flujo y volumen, nos permite seleccionar temperatura entre otras ventajas de las que ofrece. Es Venusian, nuestra plataforma de carboxiterapia, posiblemente la mejor que existe en el mercado en el momento actual.

Nuestra plataforma de carboxiterapia Venusian, no solo ofrece un perfecto control y seguridad en el tratamiento, si no que lo hace casi indoloro.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR