Labioplastia de reducción de labios menores

La cirugía íntima femenina más demandada, y la solución a los problemas de tamaño y armonización de los labios de la vulva.

 

Labioplastia de reducción de labios menores

La cirugía íntima femenina más demandada, y la solución a los problemas de tamaño y armonización de los labios de la vulva.

Montserrat Albarrán Gómez - Doctoralia.es

ASESORAMIENTO SIN COMPROMISO






Financiación a medida

Qué es la labioplastia

La labioplastia de reducción de labios menores también llamada ninfoplastia, es una cirugía en la que se elimina el exceso de tejido de los labios menores de la vulva cuando son hipertróficos o están agrandados.

La finalidad es dar a la vulva un aspecto armónico y tratar las molestias derivadas de unos labios grandes en caso de haberlas.

Motivos para hacerse una labioplastia de reducción

Teniendo en cuenta la diversidad de clasificaciones que existen sobre la anatomía de los labios menores, parece que en lo que hay más consenso es en definir la hipertrofia de labios menores a partir de una medida de 2 centímetros de labio en su eje transversal. Pero no es la hipertrofia de los labios lo que hace necesaria la cirugía, sino el deseo de la mujer de tener una vulva más armónica y, sobre todo, acorde con sus gustos.

En cuestiones estéticas resulta imposible definir la normalidad, y el ideal de belleza viene dado por la cultura y el tiempo en que se vive.

Montserrat Albarrán Gómez - Doctoralia.es

El aspecto estético es motivación más que suficiente para someterse a una labioplastia de reducción.

Pero cuando la mujer tiene unos labios menores grandes suele tener además una serie de síntomas asociados que pesan mucho en la toma de la decisión, como son molestias al hacer ejercicio, sequedad e irritación por roce con la ropa interior de los labios menores al quedar expuestos por fuera de los mayores.

Muchas mujeres se quejan de la incomodidad que sienten cuando al intentar ponerse un tampón o copa menstrual, o durante las relaciones sexuales, los labios menores se invaginan, “se le meten en la vagina” produciéndoles dolor por la tracción y vergüenza por la situación respectivante.

En algunas ocasiones la situación puede ser tan importante como para que la mujer evite el uso de ropa ajustada y tienda a ocultarse en ropa de baño.

La cirugía

Para la corrección de labios menores existen diferentes técnicas quirúrgicas de diferentes grados de dificultad para diferentes casos y con diferentes objetivos.

La técnica más extendida es la lineal o técnica de Trim, pero existen otras como la técnica de Wedge o en V de Alter o de Muñoz, la desepitelización , la resección con láser quirúrgico de CO2, y otras que se realizan con menos frecuencia como la Z-plastia, técnica oval.

  • Técnica lineal (de Trim): la más realizada, consiste en la eliminación de la porción más externa del labio menor mediante un corte longitudinal, cerrando los bordes con sutura reabsorbible. Sus ventajas son la sencillez, que puede realizarse en labios de cualquier tamaño, la falta de tensión que ayuda a la cicatrización y reduce el riesgo de dehiscencias, y la eliminación de la porción más hipercrómica (oscura) del labio.
  • Técnica de Wedge o en V: en esta se hace una incisión en forma de cuña, que puede hacerse a diferentes alturas del labio menor, aproximando luego los bordes mediante sutura reabsorbible. Más compleja que la lineal, puede no ser una buena opción en labios muy grandes, la sutura soporta una tensión que hace fácil las dehiscencias, no elimina la porción oscura del labio, y deja una cicatriz en un lugar menos anatómico que la lineal por lo que resulta más visible.
  • Técnica oval: se elimina la porción central del labio aproximándolo después con sutura igualmente absorbible. Las ventajas y desventajas son similares a la técnica en V.
  • Técnica de z-plastia: las incisiones se hacen en forma de sierra cerrando luego el tejido enfrentando sus diferentes aristas. Más realizada por cirujanos plásticos, con ella se obtienen unos resultados muy similares a los de la técnica lineal.
  • Técnica de desepitelización: eligiendo cualquiera de las incisiones anteriores, se elimina solo la capa epitelial dejando el tejido subdérmico intacto, con lo que se preservan las funciones eréctiles y sensitivas del labio.
  • Labioplastia con láser quirúrgico de CO2, labioplastia láser: la diferencia es que las incisiones se hacen con el láser, lo que tiene como ventaja que son más hemostáticas (sangran menos), con menor necesidad de puntos de sutura y de más rápida cicatrización.

Existen diferentes tablas de clasificación anatómica de los labios según tamaño en diferentes ejes, afectaciones totales o parciales de los labios, si es unilateral o bilateral y que tienen en cuenta aspectos añadidos como el color, grosor, y la simetría.

Hay que saber reconocer, ya no solo la afectación de los labios, sino las variantes anatómicas de los pliegues paralelos ascendentes hacia el capuchón.

Hay que tener en cuenta la edad y situación hormonal de la paciente, pues la diferente evolución postoperatoria nos puede hacer variar también la cirugía.

Debemos ajustar por tanto la técnica quirúrgica a la situación anatómica existente, pero, sobre todo, a la forma anatómica deseada por la paciente.

Por ello es fundamental planear la cirugía con la mujer, explicarle las diferentes alternativas quirúrgicas que existen para lograr lo que ella busca, ofrecerle la posibilidad de conservación de bordes o no, los posibles cambios de coloración y sensibilidad con unas técnicas u otras, y mostrarle de una forma u otra el aspecto aproximado que va a tener tras la cirugía.

Montserrat Albarrán Gómez - Doctoralia.es

Relleno de labios mayores como alternativa no quirúrgia a una labioplastia

En caso de una hipertrofia leve de labios menores y dudas con respecto a la decisión de someterse o no a una labioplastia de reducción, una alternativa es el aumento de labios mayores mediante la infiltración de ácido hialurónico.

El aumento de volumen de los labios mayores deja algo más ocultos los labios menores consiguiendo un resultado estético que en muchas ocasiones es suficiente para la paciente.

El hecho de que sea reversible la convierte en un procedimiento idóneo cuando existen dudas a este respecto.

La infiltración de ácido hialurónico en labios mayores es una técnica sencilla, que se hace en consulta, en unos 30 o 40 minutos, con anestesia local por lo que es totalmente indolora, y que resulta muy satisfactoria para la paciente.

Consideraciones importantes sobre la labioplastia

No hacer una resección excesiva

No recomendamos una resección excesiva de tejido que pueda dar un resultado poco anatómico hasta el punto que puede considerarse una mutilación, y con el que además de un obtener un resultado poco estético se pierde la funcionalidad y sensibilidad de los labios menores. Unos labios pequeños o atróficos dejan más expuesto el introito vaginal, la entrada de la vagina, dejándola desprotegida, lo que tiene como consecuencia una tendencia de la misma a sequedad e infecciones.

Valorar la necesidad de hacer cirugías asociadas

En muchos casos la labioplastia debe de ir acompañada de otras cirugías más complejas como una remodelación del capuchón del clítoris, una vaginoplastia y/o perineoplastia, himenoplastia o reducción del Monte de Venus (en pubis abultados) a fin de corregir otras posibles alteraciones que presente la paciente.

Especial atención a la necesidad de hacer cirugía del capuchón del clítoris

Es muy importante evaluar el capuchón del clítoris que consideramos necesario retocar en un gran porcentaje de cirugías.

No corregirlo conlleva una situación de hipertrofia relativa, un mal resultado estético, de aspecto virilizante, al verse de repente un capuchón clitorial más abultado que antes de la corrección, ya que antes, al tener los labios menores también grandes, pasaba desapercibido.

En definitiva, una mala cirugía puede tener resultados nefastos de muy difícil o imposible solución posterior.

Otras cirugías íntimas femeninas

Reducción del capuchón del clítoris

La reducción del capuchón del clítoris es una cirugía que necesariamente debe acompañar a la mayoría de cirugías de labioplastia de labios menores.

La reducción del capuchón del clítoris o hoodoplastia es la cirugía en la que se elimina la piel redundante que cubre en exceso el clítoris. Cuando la piel que cubre el clítoris es excesiva, este es menos visible y está menos expuesto al roce por lo que, además del aspecto estético, la sensibilidad puede verse reducida.

Montserrat Albarrán Gómez - Doctoralia.es

Cuándo se hace

Suele y debe hacerse casi siempre como complemento en una labioplastia de reducción de labios menores, pues la remodelación del capuchón del clítoris tensa y armoniza ya en gran parte unos labios menores aumentados de tamaño.

Como cirugía única se hace en casos en los que existe un capuchón clitorial grande sin ninguna otra alteración vulvar.

Cada vez más se está teniendo que hacer en cirugías íntimas reparadoras tras labioplastias incompletas o mal hechas que han tenido un claro mal resultado estético.

El capuchón, el gran olvidado

Lo más importante en una cirugía vulvar es no olvidarse de el.

El hacer una labioplastia de reducción sin reparar en el tamaño del capuchón del clítoris puede dejar un capuchón hipertrófico relativo con efecto antiestético virilizante.

Esto es porque si antes de al cirugía todo era grande, al reducir quirúrgicamente solo los labios menores y no el capuchón del clítoris, este de repente se verá de mayor tamaño, abultado, dando una sensación visual masculina.

La cirugía

La técnica habitual de esta cirugía será a de desepitelización de la porción de piel excedente tras elegir el tamaño y forma que más armonice con la forma de la vulva.

Puede hecerse una reducción central, o dos laterales, continuando con la incisión de los labios menores, sus variantes anatómicas o de forma independiente.

Puede hecerse con cirugía convencional o con láser de CO2, siendo esta última opción la elegida siempre que sea posible por ser más hemostática y requerir menos puntos de sutura.

Es una cirugía sencilla que a veces puede hacerse en consulta y con anestesia local.

Postoperatorio

La cirugía del capuchón del clítoris no aumenta riesgos ni cuidados postoperatorios de una labioplastia de reducción. Normalmente se recomiendan 24 o 48 horas de repsoso relativo y aproximadamente un mes para reanudar la actividad sexual y deportiva.

Vaginoplastia

La vaginoplastia o plastia vaginal, es una cirugía de reconstrucción de la vagina que se realiza cuando esta se ha visto afectada anatómicamente por desgarros, cicatrices como la episiotomía tras un parto, o prolapsos de sus paredes, anterior (cistocele) o posterior (rectocele).

En el caso de prolapsos vaginales de grado leve y moderado el tratamiento es el láser vaginal de CO2. Pero si se deja evolucionar y el prolapso ya es de un grado superior la solución tendrá que pasar a ser quirúrgica.

La corrección del cistocele con reconstrucción de la pared vaginal anterior se llama plastia vaginal anterior, mientras que la corrección del rectocele con reconstrucción de la pared vaginal posterior recibe el nombre de plastia vaginal posterior.

En una misma cirugía se puede hace solo una plastia o ambas dependiendo del problema anatómico y funcional existente.

Qué nota quien tiene el problema

La mujer que padece alguna de estas situaciones tiene, aparte de un problema estético evidente con una apertura vaginal mayor, prolapsos, y/o cicatrices inestéticas, una situación funcional alterada como puede ser incontinencia urinaria o retención de orina, estreñimiento y dificultad para la defecación, y muchas veces una disfunción sexual por reducción del contacto durante el coito o hiperlaxitud vaginal.

Todos estos problemas pueden ser corregidos con el láser vaginal siempre que no se dejen evolucionar hasta situaciones de gravedad.

Qué hace la cirugía

En esta cirugía se corrige el prolapso si lo hay, y se reduce la luz del canal vaginal especialmente en la entrada de la vagina (introitoplastia).

Con ello se soluciona el problema estético y normalmente el funcional.

Dado que un tejido intervenido quirúrgicamente queda más fibroso, más duro, es conveniente finalizar el proceso con alguna sesión de láser vaginal y/o plasma rico en factores de crecimiento a fin de mejorar dicho tejido regenerándolo y dándole elasticidad.

Preguntas frecuentes

 
1¿Cuánto dura la cirugía de labioplastia?

La duración depende de si se trata exclusivamente de una labioplastia de reducción de labios menores o si hay que ampliar a cirugía del capuchón o vaginoplastia y/o perineoplastia puede oscilar entre una y dos horas.

2¿Es necesaria anestesia?

Se puede realizar bajo anestesia local, regional o general.

3¿Cómo es el postoperatorio de la labioplastia?

Tras esta cirugía se recomiendan 24 o 48 horas de repsoso relativo y aproximadamente un mes para reanudar la actividad deportiva y sexual.

4¿Qué hago si se me escapa la orina?

Tanto si la incontinencia de orina se da de forma aislada como si acompaña a situaciones como la sequedad, hiperlaxitud o prolapso vaginal, el láser de CO2 es el tratamiento más efectivo.

Para más información consulta esta página.

5Tengo un picor genital que no se me pasa con nada, ¿podría tener un liquen?

En esta patología la piel se aclara, endurece y reseca generando un prurito o picor intenso.

Para más información, ponte en contacto con nosotros o consulta esta página.

6Tengo infecciones urinarias y genitales constantemente, ¿qué puedo hacer?

Este tipo de infecciones son uno de los motivos más frecuentes de consulta, por lo que existen tratamientos y soluciones eficaces.

Para más información, ponte en contacto con nosotros o consulta esta página.

7¿Se puede hacer desaparecer el VPH con el láser vaginal?

Si. Para más información, ponte en contacto con nosotros o consulta esta página.

8¿En qué consiste la revisión ginecológica?
Se realizan una serie de pruebas básicas y otras dependiendo de aspectos individuales de cada mujer como rejemplo su edad.

Para más información, consulta esta página.

 

Tratamientos relacionados

 
 

Artemédica, centro de ginecología estética, funcional y regenerativa en Murcia

El objetivo de esta disciplina médica es mejorar la salud, calidad de la vida sexual así como la estética de las zonas intimas femeninas.