Revisión ginecológica anual

La revisión ginecológica una vez al año es imprescindible para conocer el estado de salud sexual, reproductiva y hormonal de la mujer.

 

Revisión ginecológica anual

La revisión ginecológica una vez al año es imprescindible para conocer el estado de salud sexual, reproductiva y hormonal de la mujer.

Montserrat Albarrán Gómez - Doctoralia.es

ASESORAMIENTO SIN COMPROMISO






Financiación a medida

Finalidad

Porque la salud de la mujer es nuestro objetivo primordial.

La finalidad fundamental de la revisión ginecológica es poder detectar de forma temprana patologías ginecológicas detectables y frecuentes. Pero también promover hábitos de vida saludables con los que intentar prevenirlas.

Básicamente la revisión ginecológica es el paradigma de la medicina preventiva.

La revisión ginecológica es el momento en el que consultar todas tus dudas e inquietudes, pues nadie mejor que tu ginecólogo para aconsejarte en temas de salud ginecológica, sexual, higiene, anticoncepción o reproducción.

Y todo esto orientado siempre a la mujer con las peculiaridades que implica cada etapa vital en ella: adolescencia, juventud, madurez, y etapa postmenopáusica.

¿Qué hacemos en una revisión ginecológica?

En toda revisión ginecológica existen unas pruebas básicas e imprescindibles, a partir de las cuales habría que añadir otras dependiendo de aspectos individuales de cada mujer.

Así, la revisión ginecológica varía dependiendo de la edad de la mujer que condiciona tanto su etapa vital, sus deseos reproductivos o de anticoncepción, o sus hábitos sexuales.


Montserrat Albarrán Gómez - Doctoralia.es

Con carácter general en una revisión ginecológica se hace:

  • Historia médica exhaustiva para conocer sus antecedentes médicos
  • Exploración ginecológica
  • Exploración mamaria
  • Toma de muestras para diagnóstico como la citología, test de VPH, o cultivos para descartar infecciones incluidas las infecciones de transmisión sexual
  • Ecografía ginecológica, tanto ecografía vaginal como ecografía abdominal o transrectal si la vaginal no es posible
  • Solicitud de pruebas complementarias como analíticas, mamografías, ecografías mamarias etc cuando son necesarias o están incluidas por protocolo
  • Solicitud de interconsulta con otras especialidades como urología, endocrinología, genética, etc
  • Informar de resultados e instaurar algún tratamiento si es preciso

Revisión ginecológica según las diferentes etapas de la vida de la mujer

La mujer es un ser fascinante que va a cambiar de forma importante en cada etapa de su vida. Estos cambios condicionan el enfoque con el que se deben realizar ya no solo las revisiones ginecológicas sino cualquier tipo de tratamiento o cirugía.

1. Adolescente

2. Mujer joven

3. Mujer madura

4. Menopausia

1.- Revisión ginecológica en la adolescencia

Durante la adolescencia suelen comenzar las relaciones sexuales y de pareja. La población adolescente es la que mayor riesgo tiene de contraer infecciones de trasmisión sexual y de embarazos no deseados.

Por ello, la revisión ginecológica en la adolescente debe de ir destinada sobre todo a asesorar sobre una anticoncepción segura y saludable, y sobre hábitos sexuales seguros frente a las infecciones de transmisión sexual.

También es importante a esta edad escuchar a la adolescente sobre la valoración que hace respecto de ciertos aspectos hormonales y físicos como el exceso de vello, acné, tamaño de sus genitales o sus mamas. Una solución temprana para este tipo de cuestiones puede evitar complejos posteriores que podrían mermar el desarrollo de una vida sexual sana.

Así en la adolescente la revisión ginecológica será muy importante hacer hincapié en:

  • Asesoramiento en anticoncepción segura
  • Información sobre infecciones de transmisión sexual
  • Recomendación de vacunas
  • Valoración hormonal y anatómica: acné, vello, tamaño mamario…
  • Toma de muestras para descartar infecciones de transmisión sexual
  • La toma de muestras para citología en la adolescente podría ser menos importante

Montserrat Albarrán Gómez - Doctoralia.es

2.- Revisión ginecológica en la mujer joven

A partir de los 20 o 25 años la mujer la vida de la mujer puede comenzar a cambiar y tomar caminos muy diferentes.

Es posible que tenga deseos gestacionales, que desee ser madre, en cuyo caso será conveniente hacer un correcto asesoramiento pregestacional de cara buscar el embarazo en condiciones de salud óptimas, tanto suyas como de su pareja.

Muchas parejas solicitan incluso consejo genético previo a una gestación. Uno de los test más solicitados es el test de compatibilidad genética. En este test se valoran las posibles enfermedades de origen genético de cada miembro de la pareja, y se evalúa si las comparten o no. Extrapolado de lo que se hace en reproducción asistida, es una manera eficaz de evitar enfermedades genéticas recesivas que, precisamente por ser recesivas, la persona no sabe que las porta en sus genes.

Por el contrario es posible que siga necesitando anticoncepción segura y eficaz, y nuestro asesoramiento en materia de prevención y tratamiento de infecciones de transmisión sexual.

Si nos acercamos un poco más a los 30 años y la mujer tiene claro que por cuestiones profesionales, de salud, o de cualquier otra índole va a retrasar su maternidad, podría ser conveniente asesorarla sobre la vitrificación de ovocitos. La vitrificación de óvocitos es la manera más segura de congelar óvulos jóvenes, con mucho mayor potencial reproductivo, de cara a poder ser usados más adelante para conseguir una gestación.

La toma citológica en la mujer joven es imprescindible, pues es en este rango de edad en el que es más prevalente el cáncer de cuello de útero.

La mujer joven suele presentar más patología mamaria benigna, por lo que además de la exploración mamaria puede empezar a ser necesaria la ecografía mamaria.

Por ello, la revisión ginecológica en la mujer joven sobre todo constará de:

  • Orientación a la maternidad
  • Posible consejo genético
  • Asesoramiento en anticoncepción eficaz y segura
  • Información sobre criopreservación de óvulos
  • Toma de muestra para citología imprescindible
  • Toma de muestras para test de VPH y otras infecciones de transmisión sexual si necesario
  • Posible ecografía mamaria

Montserrat Albarrán Gómez - Doctoralia.es

3. Revisión ginecológica en la mujer madura

Hoy la mayoría de las mujeres decide ser madre después de los 30 años. Es en esta etapa en la que más consejo pregestacional debemos hacer. Las revisiones ginecológicas para programar el embarazo son fundamentales.

Si la mujer decidió retrasar su maternidad, sobre todo por encima de los 40 años, el consejo genético cobra aún más importancia.

Tanto si ha sido madre como si aún no quiere serlo, sigue necesitando un adecuado consejo en anticoncepción.

El cáncer de cérvix sigue siendo muy prevalente en las mujeres de esta franja de edad, y comienza a ser estadísticamente algo más probable la patología malina de la mama.


Montserrat Albarrán Gómez - Doctoralia.es

4. Revisión ginecológica en la mujer tras la menopausia

La menopausia marca una etapa nueva y muy diferente en la vida de la mujer.

El fin de su etapa reproductiva unido a los cambios físicos que se desencadenan por la falta de estrógenos que los ovarios ya no van a producir, afecta de forma negativa tanto física como psicológicamente.

La mujer en la menopausia deja de necesitar anticoncepción, pero empieza a necesitar muchas otras cosas.

El déficit hormonal de estrógenos desencadena una serie de cambios físicos que, en conjunto van a dar lugar lo que hoy se llama “síndrome genitourinario de la menopausia” (SGM).

El síndrome genitourinario de la menopausia en un conjunto de signos y síntomas derivados de la falta de estrógenos y que en esencia consiste en la atrofia vaginal, y de todos los epitelios de la zona como es la vulva o la uretra.

Esta atrofia vaginal va acompañada de una alteración de su ecosistema, pH y microbiota vaginal, que la hace más propensa a infecciones tanto vaginales como de orina.

La atrofia del epitelio de las vías urinarias también contribuye al aumento de infecciones genitourinarias, pero además hace que aparezcan las pérdidas de orina.

La atrofia vulvovaginal hace que las relaciones sexuales comiencen a ser dolorosas, lo que, unido a una disminución del deseo sexual repercuta muy negativamente en la vida de pareja.

Y todo esto a una edad que ronda los 50 años, una edad en la que la mujer, en nuestro momento histórico, es muy joven.

Todo esto hace que la mujer en periodo de la menopausia requiera de una atención especial que dé respuesta a todas estas necesidades.

Estas respuestas que están en un avance frenético y que están hoy en la medicina regenerativa, tratamientos regenerativos como el láser vaginal, la bioestimulación con factores de crecimiento plaquetarios o el ácido hialurónico, y los tratamientos hormonales.

En la etapa previa a la menopausia el riesgo de embarazo sigue existiendo, por lo que no sigue siendo necesario un buen consejo anticonceptivo.

No podemos olvidar el riesgo de infecciones de transmisión sexual.

El cáncer de cérvix sigue siendo prevalente en esta etapa. Incluso estadísticamente parece tener un repunte pues es una edad en la que se dan muchas rupturas de pareja con comienzo de nuevas relaciones.

Comienza a aparecer otro tipo de cáncer de útero, el cáncer de endometrio.

Y empieza el periodo de mayor riesgo de cáncer de mama.

Con todo esto vemos que la revisión ginecológica durante la premenopausia y tras la menopausia sea de lo más importante. No puede faltar:

  • Asesoramiento anticonceptivo
  • Asesoramiento hormonal
  • Asesoramiento sexual
  • Asesoramiento en incontinencia urinaria y sequedad vaginal
  • Citología imprescindible
  • Ecografía vaginal imprescindible
  • Despistaje de infecciones de transmisión sexual
  • Pruebas radiológicas de mama imprescindibles

Como vemos, la esencia de la revisión ginecológica anual ya no es solo cribar la patología ginecológica más frecuente por franja de edad, sino asesorar y promover hábitos de vida que mejoren la calidad de vida de la mujer, nuestra paciente.


Montserrat Albarrán Gómez - Doctoralia.es

Preguntas frecuentes

 
1¿Qué anticonceptivo es el mejor para mi hija adolescente?

El DIU es el método más cómodo, eficaz, y con menores efectos secundarios.

Para más información, ponte en contacto con nosotros o consulta esta página.

2¿Qué hago si se me escapa la orina?

Tanto si la incontinencia de orina se da de forma aislada como si acompaña a situaciones como la sequedad, hiperlaxitud o prolapso vaginal, el láser de CO2 es el tratamiento más efectivo.

Para más información consulta esta página.

3Tengo un picor genital que no se me pasa con nada, ¿podría tener un liquen?

En esta patología la piel se aclara, endurece y reseca generando un prurito o picor intenso.

Para más información, ponte en contacto con nosotros o consulta esta página.

4Verrugas genitales, ¿cómo se quitan?

La vaporización con láser de CO2 es el mejor tratamiento.

Para más información, ponte en contacto con nosotros o consulta esta página.

5Tengo infecciones urinarias y genitales constantemente, ¿qué puedo hacer?

Este tipo de infecciones son uno de los motivos más frecuentes de consulta, por lo que existen tratamientos y soluciones eficaces.

Para más información, ponte en contacto con nosotros o consulta esta página.

6Mis labios vaginales me molestan con la ropa, ¿puedo hacer algo?

Si, existen soluciones muy efectivas.

Para más información consulta esta página.

7Me han diagnosticado un prolapso genital. ¿Hay alguna solución que no sea operarme?

Si, el láser vaginal es un tratamiento eficaz en para el prolapso genital leve o moderado.

Para más información, ponte en contacto con nosotros o consulta esta página.

 

Tratamientos relacionados

 
 

Ven a Artemédica, nuestro centro de ginecología en Murcia

Infórmate y pide cita con el ginecólogo para una revisión, o servicios diagnósticos o terapéuticos relacionados.